Migración

Más de 200 millones de personas trabajan fuera de su país de nacimiento o de nacionalidad. Junto con sus familias, los trabajadores y trabajadoras migrantes constituyen la gran mayoría del flujo migratorio internacional. Así pues, la migración es ante todo una cuestión laboral. Se trata de personas que se trasladan en busca de un empleo decente para poder ofrecer un futuro mejor a sus familias.

La mayoría de los países son lugares de origen, destino o tránsito de los trabajadores migrantes, y muchos de hecho las tres cosas a la vez. Un trato injusto a los trabajadores migrantes contribuye a socavar los salarios y las condiciones de trabajo en el mercado laboral nacional. Es por ello que garantizar la protección de los derechos de los migrantes resulta esencial para conseguir un Trabajo Decente para todos los hombres y mujeres. Los derechos de los migrantes son derechos de los trabajadores.