Primer plano de Pari Moses (Malasia – MTUC)

“La colaboración con las agencias de colocación abre nuevas perspectivas”

En Malasia, la gran mayoría de trabajadores y trabajadoras del hogar son migrantes, originarios principalmente de Indonesia. Un proyecto del congreso de sindicatos MTUC (1) intenta evitar la explotación de la que a menudo son víctimas. Entrevista con Pari Moses, coordinadora de este proyecto.

¿Cómo ayuda la MTUC a las trabajadoras/es del hogar?

El “Proyecto para las trabajadoras del hogar” del MTUC dedica mucha energía a ayudar a estas trabajadoras/es a fortalecer su capacidad para defenderse, a dar a conocer sus problemas, a ser representadas ante las autoridades para establecer mecanismos de coordinación con las embajadas y otras organizaciones de la sociedad civil. Asimismo, informamos a las trabajadoras/es del hogar de sus derechos. En octubre de 2010, por ejemplo, reunimos a 45 trabajadoras del hogar indonesias durante una festividad musulmana, que su empleador les había dado como día libre. A través de juegos y diálogos les explicamos sus derechos, lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer en Malasia, cómo manejar los problemas que se plantean con su empleador, etc. Dos meses más tarde, reunimos a otras 35 trabajadoras/es del hogar también indonesias, pero esta vez en los locales de una agencia de colocación, en presencia de sus empleadores, del agregado de cuestiones laborales de la embajada de Indonesia y otros cinco funcionarios de la misma embajada. Hubo numerosos intercambios de impresiones entre ambos grupos: las trabajadoras/es del hogar estaban muy entusiasmadas ante la posibilidad de entrevistarse con el agregado laboral de su embajada, le hicieron muchas preguntas, y el agregado a su vez estaba muy contento de poder hablar con ellas y con los empleadores. En el futuro, queremos multiplicar este tipo de formaciones.

En Navidades, reunimos a aproximadamente 120 trabajadoras del hogar filipinas y sus familias en una catedral. Propusimos juegos, espectáculos de danza, platos típicos y el Embajador de Filipinas les dirigió una alocución. Por mi parte, tuve la posibilidad de hablar con estas trabajadoras de nuestros planes, distribuimos una guía para ayudarles a entender y a defender mejor sus derechos. El MTUC considera que la organización de este tipo de eventos durante el día de descanso promueve un mejor entendimiento entre trabajadores y empleadores, un mejor clima entre ellos y contribuye a un mejor reconocimiento del valor del trabajo de estos empleados/as.

También organizamos una reunión informativa en el refugio de la Embajada de Indonesia con 90 mujeres que habían huido del domicilio de su empleador. Todas van a regresar a Indonesia, pero sensibilizarlas con respecto a sus derechos es de gran ayuda, ya que algún día podrían volver a Malasia, o pueden transmitir esta información y contactos del MTUC a sus conocidos que vengan a trabajar a Malasia, etc. Es importante difundir la información en el país de origen.

¿Puede su sindicato seguir representando ante la justicia a estas trabajadoras/es migrantes cuando regresan a su país?

La ley nos prohíbe representar a una persona que no se encuentra en Malasia. Por eso, algunas trabajadoras permanecen de seis a nueve meses en el refugio de su embajada en espera del juicio, abandonan el país solamente después de recibir alguna indemnización por parte del empleador. El MTUC puede proporcionarles asistencia jurídica durante este período.

¿Colaboran ustedes con los sindicatos de los países de origen de las trabajadoras/es del hogar migrantes?

Hemos firmado un acuerdo bilateral con el sindicato indonesio KSBSI (2) para que informe a los trabajadores/as migrantes sobre sus derechos antes de salir del país, que conozcan las leyes de Malasia y reciban folletos con los contactos de las organizaciones que pueden ayudarles. El MTUC está trabajando estrechamente con el KSBSI en lo que se refiere a las campañas, el diálogo social, la creación de capacidades y asistencia a las trabajadoras/es. Hemos desarrollado un plan de trabajo concreto que invita a nuestros compañeros/as de Indonesia a influir en su Gobierno para que aborde los numerosos problemas que enfrentan las trabajadoras/es migrantes indonesias. Por nuestra parte, documentamos los casos de abuso y el impago de los salarios, y estamos preparando una campaña en forma de tarjetas postales sobre el salario mínimo.

¿Es difícil conseguir que una agencia de colocaciones colabore con un sindicato?

Sí, pero algunas son de buena voluntad. Conseguir la presencia de funcionarios de la embajada en sus locales mejora la reputación de las agencias entre los empleadores. Tienen mayor interés en trabajar con nosotros en la medida en que les ofrecemos una breve formación sobre las cuestiones de legislación laboral que las afectan. Muchas de ellas no conocen la normativa sobre el tiempo de trabajo, no saben qué hacer cuando una trabajadora del hogar no ha recibido su salario durante meses, ignoran que un empleador no puede despedir a un trabajador/a del hogar sin indemnización y así sucesivamente. La agencia debe poder decirle al empleador que ha cometido un error y dar protección a los trabajadores/as. En muchos casos no lo hacen. En ocasiones, incluso si la agencia conoce las reglamentaciones, decide hacer caso omiso de ellas, como en el caso del día de descanso semanal obligatorio, cuya existencia no se menciona a los empleadores. Las agencias están contentas de recibir esta formación de nuestra parte, pero han de saber que el MTUC va a controlar su comportamiento.

Para el MTUC es muy interesante colaborar con las agencias de colocaciones, ya que las trabajadoras/es del hogar en Indonesia a menudo no pueden salir de la casa de su empleador, y yo no tengo manera de contactarlas de forma individual casa por casa. A través de esta colaboración, puedo entrevistarme con las trabajadoras/es que se encuentran en su base de datos, pueden ayudarme a hablar con las recién llegadas y aprovecho para darles mi tarjeta de visita, documentación y a veces consejos.

Además de trabajar con las autoridades gubernamentales, es muy importante para nuestro sindicato continuar con esta colaboración con las agencias, ya que abre nuevas perspectivas. Malasia tiene registradas oficialmente más de 277 agencias, y es posible que existan otras 500 sin estar registradas.

¿Cómo convencer a los empleadores de participar en las sesiones de formación de sus empleadas/os del hogar migrantes?

Tenemos que comprender que a veces se muestren reacios a enviarlas a estas reuniones. Por eso deseamos crear una relación de confianza con los empleadores, hacerles comprender que también podemos ayudarlos, por ejemplo, si tienen un problema en su relación con su empleada/o del hogar. Los empleadores también tienen curiosidad por saber qué se dice en estas reuniones, lo que explica su presencia.

¿Sensibiliza usted a la opinión pública sobre la situación de las trabajadoras/es del hogar migrantes?

Regularmente distribuimos folletos temáticos, por ejemplo, sobre la definición de trabajo decente, la utilidad de un Convenio de la OIT sobre el trabajo del hogar,... Los distribuimos en los taxis, estaciones de autobuses, en nuestros talleres, conferencias y reuniones, los publicamos en la prensa diaria para que los lean tanto los empleadores como las trabajadoras/es del hogar, los incluimos con las cartas enviadas por el sindicato, los dejamos en las embajadas, etc. En las sesiones de sensibilización en los centros filipinos, los entregamos a las/los migrantes de este país para que los entreguen a las trabajadoras/es indonesias que trabajan a su alrededor. También elaboramos pequeños folletos que dan mayores detalles sobre los temas relacionados con el trabajo del hogar.

Asimismo, realizamos campañas mediante tarjetas postales. La última campaña reivindicaba un día libre por semana para las trabajadoras/es del hogar, lo que se obtuvo en un memorando de entendimiento firmado entre Indonesia y Malasia, pero vamos a continuar hasta que este derecho sea garantizado por la ley. Cada mes, también presento el proyecto a las trabajadoras/es del hogar en las sesiones de formación sobre relaciones laborales organizadas por el MTUC. Esta labor es importante, porque los miembros del sindicato también son empleadores de trabajadoras/es del hogar migrantes.

¿Cómo se financia su proyecto?

Contamos con la ayuda financiera de la FNV Mondiaal (3), la federación sindical de los Países Bajos, hasta diciembre de 2012.

¿Es posible crear un sindicato de trabajadoras/es del hogar en Malasia?

Sobre el papel, la legislación de Malasia no discrimina a los trabajadores/as migrantes, pero en la práctica, sus derechos no están plenamente protegidos. Su derecho a la sindicalización está garantizado por la Ley relativa a los sindicatos de 1959, pero las prácticas administrativas y los empleadores sin escrúpulos a menudo las disuaden de afiliarse.

Las trabajadoras/es del hogar no gozan de libertad sindical en Malasia. El MTUC presentó una solicitud para crear una asociación de trabajadoras del hogar migrantes, pero la Oficina de Registro de Asociaciones nos negó la autorización sin darnos el motivo de su rechazo. Por ello, el 20 de marzo, adoptamos una estrategia alternativa mediante la creación de un Foro para los trabajadores/as migrantes, bajo los auspicios del MTUC, con el fin de identificar los problemas de todos los trabajadores y trabajadoras migrantes y proponer soluciones a las autoridades. Ya cuenta con unos 250 miembros. Su objetivo principal es identificar y documentar los problemas que enfrentan los/las migrantes (incluidos los trabajadores del hogar) y transmitirlos al Ministerio de Recursos humanos y al Ministerio del Interior. El Foro registrar va a registra a los/las migrantes y mantenerse en contacto con ellos para identificar sus problemas, entrevistarse regularmente con las trabajadoras del hogar, etc. Es importante que las trabajadoras/es del hogar migrantes que huyen del domicilio de su empleador a causa de algún abuso o malos tratos reciban apoyo, ya que algunas terminan atrapadas en situaciones de trata de personas. Algunas son enviadas a Tailandia, donde pueden terminar en salones de masaje, prostitución, etc.

Sin embargo, el acceso a la inspección del trabajo es una conquista del nuevo Convenio internacional de la OIT aprobado en junio de 2011 (4)…

Efectivamente, pero por ahora Malasia no quiere este Convenio, ya que las autoridades afirman que muchas de sus disposiciones son demasiado detalladas. En cambio, nosotros consideramos que su adopción fue un momento histórico que selló el reconocimiento de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras del hogar, que es motivo de orgullo y fuente de inspiración para las generaciones venideras.

Entrevista realizada por Samuel Grumiau

(1) Malaysian Trades Union Congress (Congreso de Sindicatos de Malasia)

(2) Konfederasi Serikat Buruh Sejahtera Indonesia

(3) Federatie Nederlandse Vakbeweging (Federación de Sindicatos de Países Bajos)

(4) Convenio núm.189 sobre las trabajadoras y trabajadores domésticos

La CSI, tras la histórica aprobación del Convenio núm. 189 de la OIT relativo a los trabajadores y trabajadoras del hogar en la Conferencia de la OIT en junio de 2011, inició la campaña “12 para 12” con el objetivo de obtener 12 ratificaciones para el año 2012 de este Convenio núm. 189. La campaña ha sido organizada en colaboración con IDWN, UITA, ISP, CES, Human Rights Watch, Solidar, Migrant Forum Asia y Solidaridad Mundial. Visite nuestra página web dedicada a la campaña “12 para 12” y visítenos en Facebook “12 >12”

For more information, please contact the ITUC Press Department on +32 2 224 0204 or +32 476 62 10 18.