Únanse al movimiento sindical de lucha por la democracia en Myanmar

El 1 de febrero de 2021, un día antes de la reunión del nuevo Parlamento electo, el Tatmadaw (ejército de Myanmar) detuvo al presidente Win Myint, a la consejera de Estado Aung San Suu Kyi y a más de un centenar de responsables políticos electos de la Liga Nacional para la Democracia (LND), partido que obtuvo una aplastante victoria en las elecciones de noviembre de 2020. Alegando el supuesto fraude electoral de los comicios del pasado mes de noviembre, el Tatmadaw decretó el estado de emergencia durante un período de un año.

Al día siguiente, el 2 de febrero de 2021, los médicos y personal sanitario de 70 hospitales de Myanmar abandonaron su trabajo para protestar contra el golpe de Estado. Todas las noches a las 20h00, los habitantes de Rangún participan en caceroladas para manifestar su oposición al golpe.

En apenas unos días, los trabajadores se declararon en huelga en todo el país, cerrando los centros de trabajo, como la empresa de gas y petróleo Myanmar Oil and Gas Enterprise controlada por el Tatmadaw, las aerolíneas nacionales Myanmar National Airlines, los ferrocarriles, las minas y los ministerios del Gobierno, así como las obras de construcción, las fábricas textiles y las escuelas.

La central sindical Confederation of Trade Unions Myanmar (CTUM), afiliada a la CSI, y la federación sindical Myanmar Industry Craft and Service Trade Unions Federation (MICS) han abandonado el National Tripartite Labour Forum (Foro Nacional Tripartito del Trabajo) para demostrar su negativa a reconocer la actual Administración, y han instado a sus miembros a unirse a la huelga general del 8 de febrero de 2021.

Tras los golpes de Estado de 1962 y 1988, la junta militar ha reprimido brutalmente los movimientos democráticos, ha impuesto la ley marcial y el arresto domiciliario a los líderes de la oposición, se ha negado a ceder el poder a los Gobiernos elegidos democráticamente, ha prohibido los sindicatos y ha establecido una férrea política económica para extraer la riqueza y los recursos naturales del país.

Las sanciones internacionales impuestas a Myanmar se levantaron en 2011 tras la liberación de Aung San Suu Kyi que puso fin a 15 años de arresto domiciliario. Una vez establecido el Gobierno civil en 2015, los líderes de la antigua Federation of Trade Unions of Burma (FTUB), entre ellos Maung Maung, a quien la CSI y los sindicatos internacionales habían apoyado durante su exilio, pudieron regresar a Myanmar y registrar la Confederation of Trade Unions Myanmar (CTUM).

https://youtu.be/SbadGnxdjOI

En apoyo de la CTUM, y en coordinación con el Consejo Global Unions (CGU), la CSI hace un llamamiento a las organizaciones afiliadas de todo el mundo :

  • Protesten enérgicamente frente a las oficinas del sindicato y/o las embajadas o consulados de Myanmar. Asegúrense de respetar los protocolos de salud y seguridad y de compartir vídeos y fotos en línea.
  • Hagan también ruido en las redes sociales publicando declaraciones, vídeos y fotografías en plataformas oficiales y personales.
  • Utilicen los canales de comunicación de su sindicato para animar a los afiliados y a los trabajadores a unirse a la acción de solidaridad.
  • Organicen ruedas de prensa y/o publiquen artículos de opinión en medios de comunicación populares.
  • Envíen una carta con sus demandas a su ministro de Asuntos Exteriores (carta modelo)
  • Envíen una carta a la representación de Myanmar en su país, para condenar el golpe de Estado (carta modelo)

Durante las acciones, utilicen el saludo de tres dedos, lleven camisetas rojas y globos rojos y hagan uso de objetos para hacer ruido. Hashtags recomendados: #Workers4Myanmar y #SaveMyanmar.

Sigan y apoyen a la CTUM en Facebook y consulten esta página de acción para obtener materiales e información de última hora sobre esta campaña.

Enlaces: