Persisten los abusos en las cadenas de suministro de artículos para los Juegos Olímpicos

Los trabajadores y trabajadoras que fabrican calzado deportivo para los Juegos Olímpicos de Londres 2012, para importantes marcas de moda como adidas y Next, reciben unos sueldos de miseria, se ven forzados a trabajar demasiadas horas extras y son amenazados con el despido inmediato si deciden quejarse de las condiciones de trabajo.

El pasado otoño los investigadores que trabajan en nombre de la campaña Juega Limpio (que incluye a la Confederación Sindical Internacional, la Federación Internacional de los Trabajadores del Textil, Vestido y Cuero, y la Campaña Ropa Limpia) visitaron diez fábricas – ocho de las cuales estaban produciendo artículos para las Olimpiadas – en China, Filipinas y Sri Lanka. En los tres países hablaron con 175 trabajadores sobre sus condiciones de trabajo.

El informe “Fair Games? Human rights of workers in Olympic 2012 supplier factories” (¿Juegos limpios? Derechos humanos de los trabajadores en las fábricas proveedoras de las Olimpiadas 2012) saca a la luz toda una serie de abusos, aportando más pruebas que permiten presionar aún más al Comité Olímpico Internacional (COI) para que adopte medidas con el fin de mejorar las condiciones de trabajo en las cadenas de suministro de artículos para las Olimpiadas en el período previo a Río 2016, dice Juega Limpio.

“Fair Games?” incluye numerosos ejemplos de trabajadores y trabajadoras que fabrican artículos para los Juegos Olímpicos que han recibido un trato injusto:

- En China, los trabajadores de una fábrica de la provincia de Guangdong que fabrica ropa deportiva para adidas fueron contratados para trabajar en dos lugares diferentes separados por una distancia de 200 Km., de modo que vivían con el temor de ser de repente enviados a trabajar lejos de sus hogares.
- Los trabajadores de la misma fábrica Amerseas Enterprises Factory también se han quejado de tener que hacer habitualmente un número de horas extras que excede el mínimo legal (con una jornada laboral de 8am a 10pm que se considera como algo normal, incluso en períodos de menos actividad) y de no poder ponerse las máscaras de seguridad necesarias para protegerse contra el polvo debido a unos objetivos de producción poco realistas.
- En Filipinas los trabajadores y trabajadoras se quejaron de que las remuneraciones eran tan bajas que se veían obligados a empeñar sus tarjetas de débito a usureros para obtener “préstamos de día de pago” con los que poder llegar a fin de mes. Los trabajadores de las fábricas que producen artículos para adidas dijeron que cuando empezaron a trabajar les informaron de que las horas extraordinarias eran obligatorias.
- En Sri Lanka los trabajadores también dijeron que no les pagaban lo suficiente ni para cubrir sus necesidades básicas – los encuestados dijeron que ganaban como mucho 25.000 LKR al mes (122 GBP), es decir poco más de la mitad del salario decente del país de 45.000 LKR (220 GBP).
- Los trabajadores/as de la fábrica Next Manufacturing en Sri Lanka explicaron que la empresa utilizaba un agente externo para contratar trabajadores temporales a corto plazo. El agente obligaba a los trabajadores a hacer turnos dobles todos los día – después de terminar un turno completo más las horas extras en Next, eran trasladados a otra fábrica donde tenían que trabajar hasta las 2.30am. Horas después debían presentarse de nuevo en Next para cumplir su turno de las 8am.
- Los sindicatos estaban prohibidos en las fábricas, y en China los trabajadores dijeron que cualquiera que hablara con sus compañeros sobre la necesidad de mejorar las condiciones de trabajo en la fábrica sería despedido al instante.

Tras la investigación llevada a cabo por Play Fair a principios de año – a través de la cual se encontraron pruebas de prácticas de trabajo infantil, jornadas laborales excesivas, salarios de miseria y condiciones laborales peligrosas en fábricas chinas que producen distintivos y mascotas de Londres 2012 – el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres (LOCOG) acordó ponerse firme con las fábricas de sus diversas cadenas de suministro.

Esto incluía hacer que la información sobre los derechos del empleo esté disponible en chino, y establecer una línea de atención telefónica en chino para que los trabajadores puedan quejarse de los malos tratos. “Fair Games?” muestra que el abuso de los trabajadores y trabajadoras en las cadenas de suministro de artículos para los Juegos Olímpicos se está dando también en otros países.

Para ilustrar la magnitud del problema y para convencer al COI de que necesita esforzarse más para que los trabajadores que fabrican artículos para los próximos Juegos Olímpicos de Brasil puedan recibir un mejor trato, el TUC ha presentado una serie de quejas al LOCOG en nombre de los trabajadores de China y Filipinas que figuran en el informe.

El Secretario General del TUC, Brendan Barber, dijo: “A pesar de las mejores intenciones de los organizadores de Londres y su convencimiento de que las auditorías de las fábricas son suficientes para exponer cualquier abuso, este informe muestra que ha habido artículos fabricados en cadenas de suministro de las Olimpiadas donde los trabajadores/as fueron tratados de una manera que se sale de la ética.

“Esperamos que el COI pueda beneficiarse de la experiencia de LOCOG y garantizar que las lecciones aprendidas en 2012 den lugar a unas condiciones de trabajo mejores y más justas para los trabajadores y trabajadoras que fabrican ropa deportiva y mercancía de aquí a Río 2016. El informe proporciona también mucha información que las marcas de ropa deportiva y las cadenas de tiendas de moda tienen que asimilar.”

Klaus Priegnitz, Secretario General de la Federación Internacional de los Trabajadores del Textil, Vestido y Cuero (FITTVC) y autor del informe, dijo: “Antes de las Olimpiadas de Beijing, Juega Limpio hizo un llamamiento a las empresas para que adoptaran medidas con el fin de garantizar el respeto de los derechos humanos de todos los trabajadores/as en sus cadenas de suministro.”

“Cuatro años después vemos que la denegación del derecho a la libertad sindical, el pago de unos sueldos de miseria y el uso generalizado del trabajo precario sigue siendo lo habitual. Las empresas tienen que mejorar su juego y trabajar con los sindicatos para apoyar el desarrollo de unos sistemas de relaciones laborales maduras en las fábricas de sus proveedores.”

Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional (CSI) dijo: “Necesitamos que el COI asuma responsabilidades y convierta los derechos laborales y el trabajo decente en una realidad para todos los trabajadores y trabajadoras que fabrican artículos para los Juegos Olímpicos.”

Anna McMullen, coordinadora de la campaña a favor de los derechos de los trabajadores de la confección Labour Behind the Label, dijo: “En un sector donde la explotación está a la orden del día, las marcas comerciales, así como el COI y el patrocinador olímpico adidas, tienen que tomar medidas para romper con el círculo vicioso del abuso a los derechos humanos. Si se quedan mirando sin más, van a seguir apareciendo informes como este. Es el momento de hacer que las cosas cambien.”

NOTAS:
- “Fair Games?” ha sido publicado por la Campaña Juega Limpio, que está coordinada por la Confederación Sindical Internacional, la FITTVC, la Campaña Ropa Limpia y la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera. La Campaña Playfair 2012 es el brazo británico de la campaña mundial y su meta es convencer a los organizadores de las Olimpiadas de Londres y a las marcas internacionales de ropa deportiva que suban el listón de los derechos de los trabajadores en el período previo a los Juegos Olímpicos de este verano.

- Leer el informe completo (versión española y portuguesa)
- Más información sobre las campañas Juega Limpio y Playfair 2012 en www.play-fair.org and www.playfair2012.org.uk

- Playfair 2012 publica hoy (lunes) en la web una acción requiriendo a Adidas, Nike, Next, Pentland (Speedo), New Balance, The North Face, Columbia Sports, Brooks, Saucony, Under Armour y Lululemon Athletica que adopten medidas con el fin de erradicar la explotación que sufren los trabajadores y trabajadoras en sus cadenas de suministro y de garantizar el respeto de sus derechos conforme a normas internacionalmente reconocidas y a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU