Eswatini: La CSI denuncia la brutalidad y el acoso que sufren los sindicalistas a manos de las autoridades

photo: Eswatini MICHELE SPATARI AFP

La CSI está profundamente preocupada por los recientes ataques perpetrados por las fuerzas públicas de Eswatini contra sindicalistas y defensores de la democracia.

El 11 de enero de 2023, el nombre de Sticks Nkambule, secretario general del Swaziland Transport, Communication and Allied Workers Union (SWATCAWU), fue publicado por la policía como persona en busca y captura por presunta conducta delictiva. Esto se produjo después de que el sindicato anunciara un “paro laboral”, los días 13 y 14 de diciembre de 2022, para exigir mejoras en las condiciones de trabajo así como la excarcelación de dos diputados del Parlamento de Eswatini, Mduduzi Bacede Mabuza y Mthandeni Dube.

El 29 de diciembre, la policía armada hizo una incursión en el pueblo de Sticks Nkambule y acosó a su familia.

La CSI está también muy preocupada por:

  • La irrupción de las fuerzas de seguridad en un taller sindical que se celebraba en el hotel Global Village Guest, el 15 de noviembre de 2022.
  • Los disparos sufridos por Kayise Qwabe a manos de las fuerzas de seguridad el 11 de noviembre de 2022.
  • La retirada, sin justificación, en octubre de 2022, del salario de Mbongwa Dlamini, presidente de la Swaziland National Association of Teachers. A principios de abril las fuerzas de seguridad perpetraron un ataque con balas reales en el domicilio de Mbongwa.

El secretario general adjunto de la CSI, Owen Tudor, ha declarado: “Estos sucesos son muy preocupantes y se inscriben en una prolongada campaña de acoso antisindical y antidemocrático por parte del Gobierno de Eswatini.

“El Gobierno de Eswatini debe poner fin al acoso y a las detenciones arbitrarias de sindicalistas y ciudadanos. Debe respetar sus obligaciones en tanto que miembro de la OIT.

“Los principios de la OIT sobre libertad sindical establecen que las autoridades deben garantizar el ejercicio de los derechos sindicales en condiciones normales de respeto por los derechos humanos fundamentales, en un clima libre de violencia, presiones, miedo y amenazas de cualquier tipo.

“Las acusaciones de conductas delictivas no deben utilizarse para acosar a los sindicalistas.

“Es hora de encontrar un camino que abandone la represión y adopte la paz y la prosperidad compartida a través de un proceso de diálogo social con los sindicatos para encontrar soluciones a los problemas que afectan al país”.