El Aniversario de Hiroshima y Nagasaki debe impulsar los esfuerzos para acabar con las armas nucleares

photo: Adobe Stock

La celebración esta semana del 75º Aniversario de los bombardeos sobre Hiroshima y Nagasaki, donde murieron 250.000 personas y muchas otras sufrieron terribles secuelas sobre su salud, constituye un sombrío recordatorio de la tremenda destrucción ocasionada por el armamento nuclear y debería impulsar los esfuerzos internacionales para su eliminación.

https://youtu.be/Rhuiq1V6IrU

“Con las crecientes tensiones mundiales y la retirada de muchos Gobiernos de negociaciones internacionales y soluciones multilaterales, los riesgos de un conflicto nuclear son muy reales. Este triste aniversario debe servir para empujar a los países que poseen armamento nuclear a sentarse en la mesa de negociación con vistas a poner fin a la posibilidad de un holocausto nuclear, desmantelando los arsenales existentes y poniendo término a la producción de nuevas armas nucleares. Además del riesgo de exterminio, el enorme costo que implica mantener esos arsenales resulta inaceptable. Ese dinero debería destinarse a fines de utilidad social y económica, incluyendo la conversión de las instalaciones nucleares para su utilización con fines pacíficos”, indicó Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI.

El marco existente para el control y la reducción de armas nucleares está al borde del colapso, con la retirada tanto de EE UU como de Rusia del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF). Las dos grandes potencias nucleares han iniciado algunas discusiones, con vistas a reemplazar el tratado bilateral de Reducción de Armas Estratégicas (START), pero ni China ni otros Estados con armamento nuclear participan en dichas conversaciones. EE UU ha anunciado su retirada del Tratado de Cielos Abiertos –que permite efectuar vuelos de reconocimiento aéreo para obtener información sobre efectivos militares en otros países– aduciendo que Rusia no estaba cumpliendo con sus obligaciones en base a dicho tratado.

“El mundo simplemente debe desprenderse de todas las armas de destrucción masiva, con vistas a garantizar la seguridad hoy y para las futuras generaciones. Ese es el motivo por el que apoyar el Tratado de No Proliferación resulta tan vital, y por el que todos los países deberían ratificar el tratado para prohibir todas las armas nucleares”, añadió Burrow.

El Tratado de la ONU sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, de 2017, ha sido ratificado ya por 40 países y entrará en vigor una vez haya recibido 50 ratificaciones https://www.un.org/disarmament/wmd/nuclear/tpnw/.

Declaración del Secretario General de la ONU (en inglés): https://www.un.org/sg/en/content/sg/speeches/2019-09-26/commemoration-of-int-day-for-elimination-of-nuclear-weapons-remarks