Una decisión de la OIT anuncia una nueva era para los derechos de los trabajadores en Qatar. Arabia Saudita y los EAU deben seguir su ejemplo.

La decisión de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de archivar el procedimiento formal de queja contra Qatar tras el compromiso del Gobierno qatarí de anular el sistema de kafala y acabar con la esclavitud moderna, anuncia una nueva era para los derechos de los trabajadores en el país.

“Qatar ha establecido una nueva normativa para los Estados del Golfo que debe ser respetada por Arabia Saudita y los EAU, donde millones de trabajadores migrantes se encuentran atrapados en condiciones de esclavitud moderna”, ha declarado Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional (CSI).

La queja presentada por la CSI en 2014 exponía las condiciones de explotación a las que se ven sujetos dos millones de trabajadores migrantes empleados en la construcción y el mantenimiento de la enorme infraestructura prevista para la celebración de la Copa Mundial de la FIFA 2022.

“Los nuevos compromisos que Qatar ha asumido ante la CSI y la OIT permitirán normalizar las relaciones laborales en el país, y han abierto una vía para que las empresas internacionales que operan en Qatar firmen acuerdos sobre los derechos de los trabajadores y el trabajo decente con las federaciones sindicales internacionales”, ha añadido Sharan Burrow.

A finales de este mes la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM) https://www.bwint.org/cms/news-72/construction-company-to-sign-agreement-with-bwi-in-qatar-854 firmará con la empresa multinacional de construcción francesa VINCI y su asociado local QDVC un convenio sindical que cubrirá a todos sus trabajadores en Qatar.

El Secretario General de la ICM Ambet Yuson ha declarado: “Este convenio con QDVC y VINCI, que complementa y consolida nuestra fructuosa cooperación con el Comité Supremo de Organización y Legado de Qatar, representa un paso importante hacia el pleno respeto de los derechos de los trabajadores en Qatar. Esperamos con interés trabajar con ambas partes para mejorar constantemente las condiciones de trabajo y de vida de los trabajadores migrantes empleados en el sector de la construcción de Qatar. Como indica el texto, el convenio ‘se basa en la creencia compartida de que todos los trabajadores de la construcción deben ser tratados con dignidad y han de poder vivir y trabajar en condiciones decentes y seguras’”.

“Para la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) esto significa un cambio radical para los trabajadores del transporte, ya sea en la aviación, en los puertos o en el transporte público. Esperamos con interés trabajar con las empresas para ofrecer más protección a los trabajadores, con unos empleos buenos y sostenibles y el reconocimiento de las normas internacionales y las buenas prácticas”, ha expresado Stephen Cotton, Secretario General de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF).

El nuevo programa de cooperación técnica entre la OIT y Qatar favorecerá la transición a un sistema moderno de relaciones laborales, en el marco del cual el organismo de la ONU establecerá por vez primera una oficina en el país. Los trabajadores migrantes que presenten quejas a través de los mecanismos nacionales de resolución de conflictos recibirán apoyo, y los representantes podrán acceder a un extenso programa técnico de formación.

“Los compromisos asumidos por el Gobierno de Qatar van a permitir eliminar el sistema de kafala, establecer un salario mínimo y empezar a estructurar los derechos a la libertad sindical para los trabajadores migrantes, que a partir de ahora podrán elegir a sus representantes en los comités laborales”, explica Burrow.

Los compromisos asumidos por Qatar incluyen:

Eliminar el sistema de kafala:

  • Los contratos de empleo habrán de ser presentados ante una autoridad gubernamental competente para impedir la sustitución de contratos, práctica por la cual los trabajadores que llegan a Qatar se vean obligados a aceptar un contrato distinto al acordado en el país de origen, que comporta un empleo distinto y a menudo un salario inferior al estipulado en el contrato inicial.
  • Los empleadores ya no podrán impedir a sus empleados abandonar el país y se resolverá la polémica cuestión sobre los derechos de los trabajadores a cambiar de empleador.
  • Los documentos de identidad serán emitidos directamente por el Estado de Qatar, y los trabajadores ya no tendrán que depender de su empleador para la obtención de su documento de identidad, sin el cual se les puede denegar atención médica.

Salarios:

  • Se establecerá un salario mínimo que cubra a todos los trabajadores, acabando con el sistema de fijación de salarios basado en la raza.
  • Mejoras al actual sistema de protección de los salarios para garantizar el pago sistemático de los atrasos.

Representación de los trabajadores y procedimientos de reclamación:

  • En cada lugar de trabajo se establecerán comités de trabajadores, y los trabajadores elegirán a sus propios representantes.
  • El establecimiento de un comité especial para la resolución de conflictos, sujeto a unos plazos concretos para la tramitación de las quejas, será uno de los ejes centrales para garantizar la rápida resolución de las reclamaciones.

“La aplicación de estas nuevas directrices contará con el apoyo de un acuerdo técnico firmado, una oficina de la OIT, la CSI y los convenios entre federaciones sindicales internacionales y empresas. La cooperación entre el Gobierno, los sindicatos y las empresas abre una nueva era para los derechos laborales en Qatar, en la que la vida y el sustento de los trabajadores estarán protegidos”, concluye Burrow.

For more information, please contact the ITUC Press Department on +32 2 224 03 52 or mail to: press@ituc-csi.org