Solidar Suisse – Ampliación del compromiso asiático

Solidar Suisse, una ONG suiza fundada en 1936 por el partido socialdemócrata y la confederación sindical suiza, tiene previsto ampliar su actual compromiso en China con vistas a establecer una colaboración más amplia con redes regionales en Asia y proyectos en Camboya.

Por Zoltan Doka y Sanjiv Pandita

Solidar Suisse, una ONG suiza fundada en 1936 por el partido socialdemócrata y la confederación sindical suiza, tiene previsto ampliar su actual compromiso en China con vistas a establecer una colaboración más amplia con redes regionales en Asia y proyectos en Camboya.

Solidar Suisse puso en marcha su primer compromiso en China en 2011, apoyando a diversas ONG con sede en Hong Kong activas en China. Su intervención se centró en cuestiones que abarcaban temas relacionados con los derechos laborales, el asesoramiento jurídico y la promoción de normas de salud y seguridad. Durante este período, Solidar Suisse emprendió (sin éxito) diversas iniciativas de promoción dirigidas a la inclusión de una cláusula social en el acuerdo de libre comercio firmado entre China y Suiza en 2014. En 2015 y 2016, Solidar Suisse también llevó a cabo dos importantes campañas de sensibilización en Suiza sobre los derechos laborales en las fábricas de manufactura de juguetes y utensilios de cocina.

Al conocer la compleja naturaleza de las cuestiones laborales en China y Asia, Solidar Suisse y sus asociados decidieron establecer en 2015 un nuevo enfoque para abordar cuestiones relacionadas con los derechos laborales en Asia. El mundo del trabajo sigue estando dominado por la movilidad de capitales y la cadena de suministro mundial. Dado que las promesas de las marcas internacionales de mejorar las normas del trabajo suelen quedarse en meras palabras vacías, y puesto que es preciso que el empoderamiento y las experiencias de los trabajadores y trabajadoras se compartan más allá de las fronteras, Solidar Suisse decidió ampliar su apoyo a redes regionales y proyectos locales en Camboya, manteniendo al mismo tiempo su compromiso en China.

El planteamiento global consiste en trabajar en cuestiones concretas que sean relevantes en toda Asia y también en Suiza. Estas cuestiones son : la industria del aceite de palma, el sector del vestuario y el amianto.

El aceite de palma se utiliza en una amplia gama de productos que se consumen en Suiza. Actualmente existen muchas disputas con respecto a las repercusiones medioambientales negativas que conlleva la producción de aceite de palma. Sin embargo, las iniciativas para abordar las cuestiones laborales en este sector son más bien escasas. El trabajo forzoso, la ausencia de seguridad social, la explotación de los trabajadores y trabajadoras migrantes y unas condiciones pésimas en materia de salud y seguridad en el trabajo son algunas de las características de este sector.

La industria del vestuario depende en gran medida de una mano de obra barata, y las condiciones de trabajo son a menudo abusivas. El sector está controlado por marcas internacionales que alegan ir actualizando gradualmente las normas del trabajo a través de sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Pero, por desgracia, la realidad ofrece un panorama muy distinto. El incendio de la fábrica Tazreen, la catástrofe del Rana Plaza y los constantes desmayos masivos entre los trabajadores de Camboya dejan patente el fracaso de dichas prácticas.

El amianto es una de las sustancias más mortíferas entre los trabajadores de Asia. A pesar de estar prohibido en la mayoría de los países occidentales, se sigue utilizando en gran parte de Asia, exponiendo a millones de trabajadores y comunidades a peligros potenciales. La prohibición del amianto se ve frenada por la enorme resistencia que ofrece la industria y los Gobiernos de muchos países asiáticos. Además, los trabajadores y comunidades que padecen enfermedades relacionadas con el amianto reciben muy poco apoyo, o ninguno.

En los sectores que se han mencionado, el acceso a los conocimientos, la divulgación de información, la organización de los trabajadores y la presión y promoción a diversos niveles son fundamentales para contribuir a la mejora de los derechos laborales y el respeto de los trabajadores. En paralelo, Solidar Suisse tiene previsto presionar y hacer campaña en Suiza con relación a estas cuestiones, para sensibilizar a la opinión pública y tratar de modificar los hábitos de los consumidores, influir en la política comercial exterior del Gobierno y exigir responsabilidades a las cooperaciones transnacionales en su cadena de suministro.

Solidar Suisse está apoyando y orientando a sus asociados a través de su oficina de cooperación regional en Hong Kong así como del personal de sus sedes centrales. Este programa cuenta con el apoyo de la Swiss Development Cooperation, el organismo nacional para la ayuda pública exterior.