Sesión plenaria de la RAN2 de la AGCED – Nuestro futuro común: conseguir empresas prósperas, una sociedad floreciente y un entorno saludable

Los ODS ODS Los Objetivos de Desarrollo Sostenible fueron uno de los resultados de la Conferencia Río+20. Los Estados miembros acordaron una nueva serie de futuros objetivos internacionales de desarrollo, basándose en los Objetivos de Desarrollo del Milenio y que convergirán en el marco de desarrollo posterior a 2015.
reconocen explícitamente la interconexión de la prosperidad de las empresas, una sociedad floreciente y un medio ambiente saludable. Pocas empresas pueden prosperar a no ser que los países en los que operan prosperen también. Del mismo modo, ningún país ha mejorado significativamente las vidas de las personas sin el motor de una economía dinámica. Esta sesión hizo hincapié en el papel del diálogo entre los diferentes actores de desarrollo.

La sesión empezó con la proyección del vídeo de Equal Times sobre los conductores de moto-taxis en Rwanda (véase abajo)

Julius Cainglet, Secretario General Adjunto de la Federación de Trabajadores Libres, Filipinas

Empezó recordando a los participantes que las empresas están impulsadas por los beneficios, una consideración fundamental a tener en cuenta al colaborar con ellas. El Sr. Cainglet destacó además que el sector privado tiene una relación privilegiada con muchos gobiernos en comparación con otros grupos que no disfrutan de la misma visibilidad.

El Sr. Cainglet explicó que el movimiento sindical tiene por objeto corregir este desequilibrio, pero que se enfrenta a una situación difícil porque las empresas tienen una ventaja de negociación significativa. En las Filipinas, el movimiento sindical experimentó la amenaza de que las empresas retiren las inversiones. Un ejemplo muy reciente ocurrió hace tan solo un mes, cuando el Ministro para Comercio e Inversión anunció que se perderían 30.000 puestos de trabajo si el movimiento sindical continuaba intentando terminar con el trabajo precario a través de legislación específica. Por supuesto, si no se hace nada, las consecuencias de las condiciones peligrosas continúan perjudicando a las vidas de los trabajadores.

El Sr. Cainglet señaló que los gobiernos tienen la responsabilidad de consultar a estos dos sectores para llegar a decisiones legítimas e informadas. A la luz de esto, el diálogo social formal entre los gobiernos, los sindicatos y el sector privado ofrece una herramienta para la toma de decisiones. Se trata de una “tecnología de comprobada eficacia enriquecida por las prácticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que facilita el intercambio de información e ideas en reuniones, debates y finalmente decisiones tomadas por los propios interlocutores tripartitos, los “interlocutores sociales”, es decir, los trabajadores por medio de sus sindicatos, los empleadores por medio de sus organizaciones y el Gobierno”. El Sr. Cainglet continuó resumiendo algunos resultados en el plano nacional en las Filipinas, donde el diálogo social es la base del Consejo tripartito para la paz laboral, que además de las ventajas descritas arriba, toma en consideración la ratificación de los convenios pertinentes de la OIT.

El Sr. Cainglet pasó a destacar la Iniciativa de la Alianza Global sobre el Diálogo Social en el Desarrollo de la CSI/RSCD que tiene por objeto promover el papel del diálogo social para lograr los Principios de Busan sobre la Eficacia del Desarrollo.
Gwen Hines, Directora de Relaciones Internacionales del Departamento de Desarrollo Internacional (DFID)

Declaró que no todos los negocios son positivos para el desarrollo y que no todo el mundo es todo lo responsable que debería ser, pero que había motivos de optimismo y que hay buenos ejemplos en los que se crean puestos de trabajo y se reduce la pobreza. La Sra. Hines destacó la necesidad de trabajar para abordar los problemas de esclavitud moderna y explotación infantil en las cadenas de suministro.

Salah Goss, Presidenta para Desarrollo Internacional, MasterCard

Hizo hincapié en la importancia del diálogo entre los diferentes actores. La Sra. Goss señaló que era esencial tener motivos claros en la involucración de los actores. La confianza en las competencias básicas de los diferentes actores era importante. La Sra. Goss también destacó que las alianzas deberían basarse en las necesidades: que las partes entiendan que persiguen los mismos objetivos y que pueden lograrlos más fácilmente juntos que separados.

Princesa Abze Djigma, Directora General de AbzeSolar, Burkina Faso

Elogió el ejemplo mostrado en el vídeo sobre el sector informal en Rwanda y destacó la importancia de reunir a los trabajadores del sector informal, ya que representa una parte considerable de la economía en ciertos países (45% en Burkina Faso).
Lilianne Ploumen, Ministra para el Comercio Exterior y la Cooperación al Desarrollo, Países Bajos

Sugirió que nos centremos en cómo transformar las buenas intenciones en acciones. La Sra. Ploumen empezó destacando la necesidad de un espacio en el que los diferentes actores puedan mantener una conversación sobre lo que funciona en las alianzas y lo que no y animar a los gobiernos a redoblar sus esfuerzos y trabajar con los sindicatos y las empresas para garantizar que el trabajo que se cree sea trabajo decente.

Para más información sobre la participación de los sindicatos en la RAN2, haga clic aquí.