Se consiguen un convenio colectivo y nuevos afiliados en Jordania gracias a la formación

La Federación General de Sindicatos de Jordania (GFJTU) y el Consejo de LO/FTF de Dinamarca están colaborando para mejorar las políticas y la legislación para los trabajadores y trabajadoras jordanos, por ejemplo sobre derechos y condiciones de trabajo. En este contexto, se celebró una serie de talleres entre mediados de 2016 y principios de 2017 con el objetivo de desarrollar las competencias y sensibilizar a los sindicalistas.

Por Mohamed Hassan y Lene Froslev - fotografías de Mohamed Hassan

Salarios más altos, un mayor entendimiento de los sindicatos y una mayor confianza en sí mismos fueron los resultados concretos para los delegados sindicales que aprendieron acerca de los derechos de los trabajadores y el diálogo social. Además, los talleres propiciaron la firma de un nuevo convenio colectivo, la afiliación de docenas de nuevos miembros sindicales y una mayor conciencia.

Ochenta y seis dirigentes de la Federación General de Sindicatos de Jordania (GFJTU) asistieron a los talleres sobre derechos de los trabajadores y diálogo social. Una docena de trabajadores también asistieron a talleres locales paralelos en los que aprendieron acerca de sus derechos en el trabajo.

Ahmed Al Ryati, un delegado sindical de 46 años en la empresa de distribución de agua en la ciudad portuaria de Aqaba, fue uno de ellos. Gracias a los conocimientos adquiridos en las sesiones de formación, él y sus compañeros obtuvieron el primer convenio colectivo de la empresa.

La firma del convenio colectivo dio lugar a mejoras considerables para los 450 empleados de la empresa. Se obtuvieron inmediatamente ascensos y aumentos salariales para casi la mitad de ellos. Todos los trabajadores recibirán un ascenso cada cinco años, el cual irá acompañado de un aumento salarial del 5 por ciento. Además, todos los trabajadores recibirán un subsidio de vivienda y un salario extraordinario como prima cada año.

“He aprendido a participar en el diálogo social y a negociar con la dirección. Ahora tenemos una mejor relación con la dirección y hemos conseguido ocuparnos de los problemas de los trabajadores como socios estratégicos en lugar de homólogos”, dice Ahmed Al Ryati.

Los conocimientos aumentan la base de afiliados

Después de haber participado en los talleres, Ahmed Al Ryati compartió sus conocimientos con una docena de compañeros en una formación local en la empresa de distribución de agua en Aqaba. En esta formación muchos nuevos empleados aprendieron acerca de sus derechos y la importancia de la afiliación sindical. Para el final del taller todos se habían afiliado al sindicato.

Empoderamiento

Otros participantes cuentan historias similares. Algunas de las mujeres sindicalistas cuentan cómo los conocimientos adquiridos y los resultados tangibles que observaron aumentaron su sentimiento de autonomía.

“En el pasado, las mujeres se quedaban en general en un segundo plano y no se interesaban en el trabajo sindical. Esto ha cambiado gracias a los talleres locales en el trabajo y las compañeras y yo nos hemos dado cuenta de que, como mujeres, podemos participar activamente en las actividades sindicales”, dice Manal Khrisa. Con 31 años, es una de las afiliadas más jóvenes del Sindicato general de trabajadores del sector eléctrico.

Randa Al-Khaldi también se centra en los derechos sindicales de las mujeres.
“Me quiero asegurar de que las trabajadores conocen sus derechos y animar a más mujeres a asumir puestos de liderazgo en los sindicatos”, dice.

Se pidió a los participantes de los talleres que identificaran las cuestiones más importantes en el mercado de trabajo de Jordania ahora mismo. Sus respuestas fueron rotundas : un salario mínimo demasiado bajo y una tasa de desempleo demasiado alta.

Actualmente, el salario mínimo jordano es de unos 255 al mes. La tasa de desempleo es de 13 por ciento.