Paraguay: los gobiernos deben rechazar el golpe

La CSI hace un llamamiento a la comunidad internacional para que se niegue a reconocer el gobierno ilegítimo de Federico Franco, que fue instalado como presidente tras el derrocamiento del Presidente legítimamente electo de Paraguay, Fernando Lugo Méndez, el 22 de de junio.

Varios gobiernos de países vecinos ya han manifestado su negativa a reconocer a Franco como presidente, quien fue impuesto en una votación apresurada e inconstitucional por parte de un Parlamento que estaba de su lado.

"Estamos profundamente preocupados por este abuso de autoridad, lo que debilita gravemente la democracia y socava la estabilidad, la justicia social y la paz en Paraguay. Los sindicatos de todo el mundo están presionando a sus gobiernos para que se nieguen a reconocer al régimen, y para que den a conocer su opinión a las embajadas de Paraguay", afirmó la Secretaria General de la CSI, Sharan Burrow.

La CSI y su organización regional para las Américas, la CSA, se han comprometido a prestar su plena solidaridad y apoyo a los trabajadores y trabajadoras de Paraguay y a sus organizaciones afiliadas CNT y CUT-A. "Los derechos fundamentales están siendo pisoteados en Paraguay, y la comunidad internacional no debe aceptar este golpe de estado", declaró Sharan Burrow.