Propuesta de nuevo marco de desarrollo de la UE: el trabajo decente reconocido como pilar del desarrollo sostenible

Los sindicatos acogen con satisfacción que la propuesta de la CE para un nuevo Consenso Europeo sobre Desarrollo, publicada el 22 de noviembre, reconozca el trabajo decente como una manera de alcanzar el desarrollo sostenible. Sin embargo, los sindicatos exigen la incorporación del diálogo social en la política de desarrollo de la UE para hacer que las empresas rindan cuentas y garantizar que contribuyen a los resultados en materia de desarrollo.

BRUSELAS, 25 de noviembre de 2016 – La Comisión Europea reveló el 22 de noviembre de 2016 su propuesta para un nuevo Consenso Europeo sobre Desarrollo y la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a través de las políticas internas y externas de la UE. El objetivo es adaptar la política de desarrollo de la UE a los compromisos y los hitos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La Red Sindical de Cooperación al Desarrollo (RSCD) y la Confederación Europea de Sindicatos (CES) acogen con satisfacción que el trabajo decente esté reconocido como una manera de alcanzar el desarrollo sostenible. El trabajo decente y la protección social están reconocidos como herramientas para sacar a los trabajadores y sus familias de la pobreza y permitirles ganarse la vida dignamente. La CE también valora la existencia de un entorno propicio que permita a los sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil operar libremente y garantice la libertad sindical y la negociación colectiva, que constituyen elementos básicos para la creación de trabajo decente.
El trabajo decente también se considera un medio para reducir las desigualdades y una forma de abordar las causas fundamentales de la migración (forzosa), el conflicto y la inestabilidad. Los sindicatos son reconocidos como interlocutores para promover enfoques responsables, sostenibles y eficaces y se proponen asociaciones fuertes con los sindicatos y los empleadores para aplicar con éxito la Agenda 2030.

La propuesta también solicita un apoyo continuado a las prácticas empresariales responsables y la gestión responsable de las cadenas de suministro por medio de la integración de derechos laborales, los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos, las normas del trabajo y la labor de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Además, apoya la transición de la economía informal a la economía formal. Además, la CE pide que el nuevo Consenso aplique los principios clave de la eficacia del desarrollo a todas las formas de cooperación al desarrollo, incluidas las actividades del sector privado.

Sin embargo, los sindicatos lamentan que el diálogo social (todo tipo de negociación, consulta o simple intercambio de informaciones entre representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores sobre cuestiones de interés común relacionadas con la política económica y social) no se incluya específicamente en la propuesta, aunque se mencionara en el Consenso de 2006. La Agenda 2030 defiende un desarrollo sostenible integrador y democrático. El diálogo social garantiza que los interlocutores sociales (los empleadores y sindicatos) participen en el diseño de las políticas necesarias para conseguir un crecimiento sostenible con trabajo decente.

Teniendo en cuenta que el nuevo proyecto de Consenso defiende el papel del sector privado como “motor del desarrollo sostenible a largo plazo”, los sindicatos exigen la incorporación del diálogo social en la política de desarrollo de la UE para que las empresas rindan cuentas y garantizar que contribuyen a los resultados en materia de desarrollo.

El diálogo social es una de las prioridades políticas de la Comisión Juncker, como se manifiesta en la declaración cuatripartita titulada “Un nuevo comienzo para el diálogo social”, firmada por la Comisión Europea, el Consejo de la UE y los interlocutores sociales europeos. La UE debería promover un enfoque similar en sus políticas e instrumentos externos, convirtiendo el diálogo social en una prioridad de la política de desarrollo de la UE y promoviéndolo de este modo como medio de aplicación de los ODS.

En un contexto de disminución de la ayuda oficial al desarrollo (AOD), la CE consagra la combinación de las subvenciones públicas con los préstamos para hacer uso de la financiación privada en los proyectos de desarrollo. Los sindicatos se muestran escépticos ante la financiación combinada y las asociaciones público-privadas en los países en desarrollo. Un estudio basado en datos empíricos muestra las grandes inquietudes que suscitan estas modalidades de financiación para el desarrollo en cuanto a responsabilidad, apropiación y resultados en materia de desarrollo. Además, la AOD se debería utilizar principalmente para eliminar la pobreza y reducir las desigualdades, y no para contener los flujos migratorios o financiar proyectos de seguridad y defensa.

Los sindicatos promoverán un Consenso de la UE sobre Desarrollo orientado a los trabajadores, que promueva el trabajo decente y el diálogo social como medios para la aplicación de los ODS, y el aumento de la responsabilidad y la rendición de cuentas del sector privado, conforme al papel prominente que desempeña en el desarrollo mundial. Los sindicatos también promoverán la coherencia entre el nuevo Consenso y la Estrategia Global de la UE y la Agenda 2030, y entre la política de desarrollo y las políticas internas y externas de la UE, con miras a conservar una coherencia política.
Leer la Contribución sindical a la revisión del Consenso Europeo sobre Desarrollo.

Si desea obtener más información, por favor póngase en contacto con Joan Lanfranco, Responsable de promoción de la RSCD-CSI, joan.lanfranco@ituc-csi.org.