Los sindicatos a Davos: el empleo es el eslabón perdido

Según los dirigentes del movimiento sindical internacional que participan en la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos, la crisis financiera mundial ahora amenaza con convertirse en una bomba de tiempo en el ámbito social si los gobiernos no actúan concertadamente para salvar y crear puestos de trabajo.

 
El empleo y los ingresos son esenciales para conseguir que la economía mundial salga de la espiral en la que se ha hundido. La OIT señala que se suprimirán 50 millones de puestos de trabajo y 200 millones de personas más van a hundirse en la pobreza absoluta. Por su parte, el FMI anunció una recesión mundial.
 
Davos, 29 de enero de 2009: Según los dirigentes del movimiento sindical internacional que participan en la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos, la crisis financiera mundial ahora amenaza con convertirse en una bomba de tiempo en el ámbito social si los gobiernos no actúan concertadamente para salvar y crear puestos de trabajo. Los sindicatos envían un mensaje enérgico a los empresarios presentes en el Foro, mientras que millones de trabajadores y trabajadoras más corren el riesgo de perder su empleo, su casa, sus ahorros y su pensión. Todo se desprende de los efectos desastrosos de años de desregulación y de codicia de las sociedades mercantiles. Es urgente actuar de manera concertada para que nuestras economías tomen el camino de la recuperación señalado por los países del G20 G20 The Group of Twenty, or G20, is a forum for international cooperation on the most important aspects of the international economic and financial agenda. It brings together 19 countries and the European Union, which together represent around 90% of global GDP, 80% of global trade and two thirds of the world’s population. .

“El año pasado, en Davos, pusimos en guardia a las empresas y a los políticos sobre la peligrosa inestabilidad en la economía mundial, pero en su gran mayoría estaban demasiado contentos de seguir aprovechando los beneficios a corto plazo del modelo fallido de la desregulación y la especulación. Las empresas y los gobiernos son los únicos responsables de esta crisis, pero no serán capaces de resolverla a menos que trabajen con los sindicatos para detener la hemorragia de empleos en el mundo, poner en marcha la economía mundial y fijar un marco regulador adecuado", afirmó Guy Ryder, Secretario General de la CSI. Aun en este momento, algunas empresas siguen ejerciendo presión sobre los gobiernos para que no les impongan ninguna reglamentación y frenan toda posibilidad de recuperación gracias al consumo al evitar que los trabajadores se afilien a los sindicatos y negocien mejores salarios”, añadió.

En sus debates con las instituciones mundiales y los gobiernos nacionales, la CSI, conjuntamente con sus afiliadas nacionales y sus socios de la Agrupación Global Unions, está impulsando un amplio paquete de reformas y medidas de recuperación, dando máxima prioridad al empleo sostenible. El respeto de los derechos de los trabajadores y trabajadores a ser representados por un sindicato y negociar colectivamente, así como invertir en programas dirigidos al mercado de trabajo deben ser la base de los esfuerzos en favor de la recuperación con el fin de permitir que el gasto dedicado al consumo reactive a las economías e impulsen su crecimiento. En su declaración para la reunión de Davos, los sindicatos exigen una serie de medidas con el fin de detener la caída de la demanda mundial:

*Mayor coordinación de la política de tipos de interés (con más disminuciones necesarias en los países europeos)
*Medidas de reactivación presupuestario para mantener y crear puestos de trabajo
*Inversiones en infraestructura para estimular la demanda y prepararse para la recuperación
*Un “Nuevo trato verde” (Green New Deal) para fomentar las inversiones y puestos de trabajo favorables al clima
*Acciones para que los trabajadores/as conserven su empleo y reciban formación durante la crisis
*Fortalecimiento de los subsidios de desempleo y otros regímenes de seguridad social
*Dedicar fondos a las escuelas, hospitales y a la atención a las personas mayores y a la infancia
*Medidas fiscales y presupuestarias en favor de la población de bajos ingresos
*Préstamos de emergencia del FMI a los países en desarrollo, sin condiciones de austeridad
*Impulsar la ayuda al desarrollo para ayudar a cumplir los ODM
*Tomar medidas en relación con la crisis alimentaria mundial

“La gran mayoría hemos vivido tres décadas de estancamiento o una caída real de los ingresos, mientras que los altos cargos a la cabeza de las empresas siguen percibiendo sueldos y bonificaciones enormes e inmerecidos, incluidos aquellos que no han cumplido con los resultados esperados”, afirmó Ryder.

Además de la necesidad de acción inmediata en relación con estos aspectos, el movimiento sindical internacional propone un marco detallado de nuevas regulaciones para poner fin a la desenfrenada especulación y al excesivo mercantilismo financiero que han originado la crisis mundial. Este marco incluye medidas reguladoras que deben tomar los gobiernos nacionales, así como nuevas medidas mundiales para apoyar la regulación y garantizar su coherencia.

“Los gobiernos tienen que actuar juntos para estimular la demanda y sostener el nuevo programa en materia de regulación. El éxito, tanto en el futuro inmediato como a largo plazo, sólo puede lograrse si los gobiernos sitúan los derechos de los trabajadores y las trabajadoras a organizarse y negociar colectivamente en el centro de su respuesta a la crisis. Es preciso que los sindicatos participen en la negociaciones para tener la seguridad de que los intereses de los trabajadores estén en primera línea de los debates, en lugar de la desequilibrada y, en definitiva, destructiva práctica anterior de los gobiernos de dejar que sean los intereses de las empresas y del mundo de las finanzas los que fijen el orden del día", indicó Ryder.

La declaración sindical también pide a las empresas negociar con los sindicatos para salvar puestos de trabajo, mejorar las competencias de los trabajadores/as, recortar las emisiones de carbono y reinstrumentar a la industria para que siente las bases de la recuperación. Es preciso hacerlo mediante el diálogo social y la negociación colectiva a nivel nacional, e internacionalmente, a través de acuerdos entre las multinacionales y las Federaciones Sindicales Internacionales en los diferentes sectores.


La CSI representa a 168 millones de trabajadoras y trabajadores en 157 países y territorios y cuenta con 316 afiliadas nacionales.

www.youtube.com/ITUCCSI

Para mayor información, favor de ponerse en contacto con la Oficina de Prensa de la CSI a los teléfonos: +32 2 224 0204 ó +32 476 621 018