Los salafistas tunecinos lanzan bombas incendiarias a oficinas sindicales en todo el país

Los fundamentalistas islámicos tunecinos lanzaron hoy una campaña de bombas incendiarias contra las oficinas sindicales en todo el país, ya que el movimiento salafista se opone a la democracia emergente en el lugar que dio nacimiento a la "Primavera árabe".

Tres oficinas regionales de la central sindical nacional UGTT fueron incendiadas por los salafistas bajo el lema "Sólo existe Dios y la UGTT es enemiga de Dios". Las oficinas regionales de la UGTT fueron el principal foco donde se organizó la revolución para derrocar al antiguo Presidente Ben Ali.

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI afirmó: "Lo ocurrido hoy en Túnez es un ataque en contra de la democracia, y los salafistas tienen en la mira como principal objetivo de ataque al movimiento sindical. Existen serias preocupaciones por la seguridad de los dirigentes sindicales, y por todos aquellos y aquellas que defienden los derechos democráticos del pueblo y el Estado de Derecho".

Las oficinas de la UGTT en Bou Salem fueron destruidas y su oficina en Ben Gardane fue calcinada, según informes que acaba de recibir la CSI, mientras que la sede central sindical en Jendouba, en el noroeste del país, fue atacada con bombas incendiarias a las 2 horas de esta madrugada hora local. Los partidos políticos que han mostrado su apoyo a la UGTT, incluyendo el PDP, el Partido Republicano, el Foro y el Movimiento Al-Watad también forman parte de sus objetivos de ataque, conjuntamente con las oficinas de correos, los tribunales, galerías de arte e incluso, la policía.

"Las autoridades deben actuar con toda rapidez para poner fin a esta violencia, que ha venido gestándose desde hace ya algún tiempo. Las personas que organizan estos ataques han generado un clima de miedo e intimidación que pone en peligro el desarrollo mismo de un Túnez democrático", afirmó Sharan Burrow.