La salud y la seguridad en los lugares de trabajo salvan vidas y detienen la propagación de la pandemia

La pandemia de COVID-19 ha puesto el foco sobre los peligros derivados de lugares de trabajo poco seguros e insalubres para los trabajadores y la sociedad. En todo el mundo se encuentran pruebas de que el virus se propaga en aquellos lugares en los que los trabajadores carecen de las medidas y los equipos de seguridad necesarios para realizar sus tareas. Incluso antes de la pandemia cada año morían 2,6 millones de personas a consecuencia de enfermedades y accidentes laborales. Para revertir esta tendencia será necesario un compromiso sólido por parte de los gobiernos y las empresas para promover condiciones laborales dignas que incluyan medidas efectivas de salud y seguridad en el trabajo. El respaldo a la inclusión de la salud y la seguridad en el trabajo como parte de los principios y derechos fundamentales en el trabajo de la OIT demostrará que este compromiso es verdadero.

Para salvar vidas en el lugar de trabajo es necesario reconocer la salud y la seguridad en el trabajo como un derecho fundamental.