Huelga nacional en Chile: un éxito a pesar de la represión

Con las decenas de miles de trabajadores y trabajadores chilenos que se están uniendo a la huelga nacional de dos días convocada por la central sindical CUT, afiliada a la CSI, crece la presión sobre el Gobierno del Presidente Piñera para que responda a las demandas, ampliamente apoyadas, de un importante cambio de dirección.

El movimiento sindical internacional condena enérgicamente la violencia y la represión que han acompañado a la huelga. Las autoridades han atacado a los manifestantes pacíficos con balas de goma y cañones de agua.

“En una democracia de verdad la gente tiene derecho legítimo a manifestarse y a exigir cambios. No hay sitio para la violencia, y la represión de las autoridades con el objetivo de parar la huelga y las manifestaciones es completamente inaceptable”, expresó desde Santiago la Secretaria General de la CSI, Sharan Burrow.

La CSI y la CSA, su organización regional para las Américas, seguirán apoyando el movimiento sindical chileno, cuya alianza con estudiantes y otros grupos de la sociedad civil pretende asegurar que todos los chilenos y chilenas tengan acceso a una educación de calidad, que la legislación laboral del país cumpla con las normas de la OIT y que se lleven a cabo reformas presupuestarias y políticas.
Centrales sindicales de muchos otros países, en las Américas y en otras regiones, continúan enviando mensajes de apoyo y solidaridad a sus compañeros chilenos. Para más información consultar el sitio web de la
CUT