FIFA – la Copa Mundial de Norteamérica en 2026 constituirá una nueva prueba para los derechos humanos

photo: Adobestock

La adjudicación de la Copa Mundial 2026 por parte de FIFA a la candidatura conjunta de Canadá, México y EE.UU. proporcionará una prueba más del compromiso de la FIFA con los derechos humanos al exigir requisitos obligatorios, incluyendo las normas del trabajo, en el proceso de licitación.

Los delegados de la FIFA reunidos en Rusia el 13 de junio eligieron la candidatura conjunta de estos tres países descartando la de Marruecos.

El Índice Global de los Derechos de la CSI 2018 clasifica a los países según su protección en el ámbito de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras y los países de la candidatura conjunta se clasificaron de la siguiente manera : 2 para Canadá (violaciones repetidas de los derechos), 4 para Estados Unidos (violaciones sistemáticas de los derechos) y 5 para México (derechos no garantizados). Estos elementos plantean varias preocupaciones sobre la forma en que los organizadores del evento abordarán las violaciones de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras durante la preparación y celebración de la Copa del Mundo. Los requisitos de la FIFA no se limitan a las normas del trabajo, también se incluye una amplia diversidad de otros derechos humanos internacionalmente reconocidos, tales como la libertad de expresión, la no discriminación y los derechos del niño.

“Ninguno de los tres países anfitriones tiene un récord perfecto en lo que se refiere a los derechos de los trabajadores, ya que en el Índice de la CSI la clasificación de México y EE.UU. es deficiente. La CSI trabajará con nuestra Agrupación Global Unions y ONG asociadas en la Alianza para el deporte y los derechos (SRA, por sus siglas en inglés), y a través del nuevo centro independiente de deportes y derechos humanos que se establecerá al final de Junio”, señaló Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI. "Con el establecimiento del nuevo centro independiente, y la inclusión de los derechos del trabajo y otras normas de derechos humanos vinculantes y exigibles en los grandes eventos deportivos, ahora se tiene el camino abierto para poner fin a la explotación que ha costado tantas vidas y ha empañado severamente la industria del deporte”, añadió.

"Aun cuando los recientes compromisos de la FIFA muestran algunos avances, todavía queda camino por recorrer. Un ejemplo es la política iraní que prohíbe a las mujeres asistir a partidos de fútbol masculinos, en violación de los estatutos y la política de derechos humanos de la FIFA ”.

El director del estadio Azadi de Teherán anunció que las mujeres podrán ingresar a los estadios como parte de unidades familiares para ver las transmisiones de los partidos de la Copa del Mundo de Irán, pero la prohibición de asistir a los partidos en vivo aún está vigente.

Véase la petición sobre la prohibición de Irán a las espectadoras haga clic aquí

Los requisitos de la FIFA para la Copa del Mundo de 2026 incluyen :

“Las federaciones miembro deben comprometerse específicamente con los estándares de derechos humanos y laborales e informar al respecto, para lo cual deberán proporcionar lo siguiente :

  • Una declaración pública del compromiso de respetar los derechos humanos reconocidos en el ámbito internacional de conformidad con los Principios rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos ;
  • Una estrategia para detectar y atajar los riesgos de que se produzcan consecuencias negativas sobre los derechos humanos y laborales. Dicha estrategia deberá incluir :
  • Un informe completo en el que se analicen los riesgos relacionados con los derechos humanos y laborales basado en un estudio de una entidad consultora independiente sobre la situación de los derechos humanos en el país ;
  • Enumeración de los mecanismos que se pondrán en marcha para atajar todos los riesgos relativos a los derechos humanos detectados ;
  • Un plan sobre la manera en que las federaciones miembro ofrecerán o colaborarán para que otros ofrezcan ayuda en caso de que se produzcan consecuencias negativas sobre los derechos humanos.
  • Garantías de las autoridades gubernamentales así como de las entidades responsables de la construcción y renovación de estadios, campos de entrenamiento, hoteles y aeropuertos, sobre el cumplimiento de los estándares internacionales en materia de derechos humanos.”