El FMI debería aplicar las recomendaciones expuestas por el relator especial de la ONU en su informe sobre la protección social

La CSI ha manifestado su apoyo a las conclusiones y recomendaciones del informe titulado “El FMI y la protección social”, redactado por Philip Alston, el relator especial de la ONU sobre pobreza extrema y y derechos humanos. Esta semana, el señor Alston presentará su informe ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

Haciendo especial hincapié en el poder financiero y la influencia que ejerce el FMI, la secretaria general de la CSI, Sharan Burrow, declaró : “El relator especial ha dado en el clavo cuando afirma que el verdadero progreso para ampliar la protección social a la mayoría de la población mundial (que no cuenta con ninguna) no sucederá a menos que el FMI fomente de manera coherente la creación de márgenes fiscales para dicha protección”.

El CSI está de acuerdo con el análisis del informe que asegura que demasiado a menudo el FMI se ha implicado en temas de protección social únicamente con el objetivo de reducir sus costes fiscales. Este enfoque explicaría la frecuente hostilidad del FMI hacia la protección universal y su preferencia por programas con un alcance muy limitado que privan de beneficios a muchos hogares de renta baja y debilitan el apoyo político a la protección social.

Además, el informe de Alston subraya la escasa cooperación del FMI con la OIT y otras agencias de la ONU especializadas en la protección social, así como la negativa del fondo a comprometerse sin ambigüedades al cumplimiento de todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en especial al 1.3 que exige la implementación a nivel nacional de sistemas apropiados de protección social para todos, incluso con niveles mínimos.

“La CSI aprueba la recomendación del relator especial, según la cual el FMI debe ‘comprometerse de manera seria y sistemática con la iniciativa sobre el nivel mínimo de protección social impulsada por las Naciones Unidas, la OIT y la OMS’”, declaró Burrow.

Como el FMI ha iniciado un proceso para aprobar un nuevo “marco estratégico” de protección social antes de febrero de 2019, la CSI insta a dicha organización a que aplique las principales recomendaciones del informe del relator especial : que (i) trabaje en el apoyo al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la protección social ; (ii) abandone su resistencia a la cobertura universal ; y (iii) trabaje en cooperación con otras agencias y organizaciones que apoyan la ampliación de la protección social.