El CISO en Burkina Faso

En 2014, los miembros del Centro Internacional de Solidaridad de los/as Trabajadores/as (Centre international de solidarité ouvrière - CISO) decidieron financiar un proyecto de apoyo a los trabajadores y trabajadoras de la economía informal en Burkina Faso de dos años de duración. Se organizaron la colaboración entre el CISO en Quebec y la Unité d’action syndicale (UAS) en Burkina, dos sindicatos autónomos de docentes, y la coordinación local de la Marcha Mundial de las Mujeres.

Por Amélie Nguyen - Coordinara en el CISO - @CISO_Qc

La economía informal

La economía informal, fuera del control del Estado, se caracteriza por salarios extremadamente bajos, horas de trabajo ilimitadas, la falta de protección social (pensión de vejez, seguro de enfermedad, permiso por maternidad, etc.), pésimas condiciones de salud y seguridad en el trabajo y una gran inseguridad financiera y psicológica. Los sectores más pobres y vulnerables de la sociedad se ven relegados a ella. Las medidas de ajuste estructural impuestas durante las décadas de los ochenta y noventa por las grandes instituciones financieras internacionales (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional) al Gobierno de Burkina Faso han aumentado los efectivos de la economía informal, ya que han llevado a trabajadores y trabajadoras cualificados del sector público a la precariedad y la informalidad y han debilitado al mismo tiempo el movimiento sindical de Burkina Faso. Hoy en día, esta “economía de buscarse la vida”, fruto de la resiliencia de poblaciones marginadas al capitalismo globalizado, emplea a más del 80% de la mano de obra en el país ; se trata de trabajadores que a menudo cuentan con una bajo nivel de alfabetización y el 74% de ellos son mujeres.

El proyecto

En diciembre del año pasado, miembros del equipo del CISO visitaron Burkina Faso con motivo de la puesta en marcha del proyecto “Coordinación intersectorial en Burkina Faso en pro del empleo. Objetivo : trabajo decente”. Se desarrollará a lo largo de los próximos tres años gracias a la ayuda económica del Ministerio de Relaciones Internacionales y la Francofonía de Quebec (MRIF). El proyecto, lanzado oficialmente en Uagadugú y Bobo-Dioulasso, constituye en cierto modo una segunda fase del “Proyecto de apoyo al sector de la economía informal” realizado por el CISO en 2014. Tiene por objeto hacer valer y reconocer las reivindicaciones de los trabajadores y trabajadoras de la economía informal en el marco del diálogo entre el gobierno y los sindicatos mediante el apoyo a su organización, formaciones sobre el trabajo decente y formaciones técnicas relacionadas con su profesión. Otro objetivo del proyecto es acabar con el aislamiento de los trabajadores. El grupo destinatario está compuesto por más de un 60% de mujeres y por jóvenes de la economía informal.

Una colaboración innovadora

La colaboración innovadora entre la Marcha Mundial de las Mujeres y los sindicatos parece particularmente importante para lograr la igualdad de género. La interacción entre estas culturas organizativas y mandatos diferentes dan lugar a un aprendizaje recíproco que impregnará la acción colectiva de los grupos de mujeres y los sindicatos al cabo de tres años de colaboración. Esperamos que esta solidaridad entre los trabajadores de Quebec y Burkina Faso prosiga y crezca en los próximos años a través de la riqueza de intercambios y los aprendizajes recíprocos ; nuestras luchas, ya sean en un lado u otro del mundo, tienen mucho más en común de lo que imaginamos.

Más información aquí (en francés).