Chantaje de Al Shabaab en Somalia : 3.253 trabajadores de las telecomunicaciones privados de su sustento

El 2 de octubre los militantes islamistas de Al Shabaab prohibieron a tres empresas del sector de las telecomunicaciones ejercer su actividad, paralizando así el sistema en ocho regiones del país. TELCOM Somalia, Nation Link Telecommunication Company y Dahabsihiil se habían negado efectivamente a pagar una suma de dinero que los militantes intentaban sustraerles de manera ilegal.

“Tras la reciente muerte de nueve trabajadores somalíes, provocada por estas mismas prácticas totalmente inaceptables de chantaje por extorsión de fondos a cambio del derecho al trabajo, estos nuevos incidentes dan testimonio de la dificultad cada vez mayor que los trabajadores somalíes experimentan a la hora de asegurar su supervivencia”, ha denunciado Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI.

Las tres empresas concernientes, dos de las cuales son empresas principales del sector, han solicitado a sus empleados que no se presenten en su lugar de trabajo hasta nueva orden. Según el Somali Telecommunications and Posts Union (STPU), 3.253 trabajadores se han quedado por tanto sin empleo.

“Como estas empresas se han negado a ceder a las tentativas de extorsión, Al shabaab ha decidido deliberadamente poner en peligro la economía y el sistema de comunicaciones del país. Nosotros los condenamos por haber decidido privar a 3.253 trabajadores de su fuente de ingresos”, ha declarado Mohamed Omar Mohamud, Secretario General del STPU. Por su parte, la Federation of Somali Trade Unions (FESTU), condena duramente este acto y se declara solidaria con los trabajadores de las telecomunicaciones que viven en las regiones controladas por los militantes de Al Shabaab pero también con el STPU que hoy tiene que enfrentarse a una situación ilegal e injusta.

Omar Faruk Osman, Secretario General de la FESTU, ha calificado esta prohibición de afrenta a los derechos de los trabajadores y de estas empresas. “Estamos más preocupados que nunca por el bienestar y los derechos de estos trabajadores de las telecomunicaciones en estas regiones del sur y del centro, y solicitamos a Al Shabaab que rectifique esta decisión”, añadió.

Dicha prohibición podría tener graves consecuencias para la población afectada, puesto que además de restringir sus medios de subsistencia, corre el peligro de agravar la hambruna que está a presente haciendo estragos en Somalia, en particular en estas regiones que ya han sido declaradas “zonas de hambruna” por las Naciones Unidas.

Un influencia cada vez mayor en los trabajadores somalíes

En diversas regiones cercanas a Mogadiscio, los militantes islamistas de Al Shabaab están presionando también a otras pequeñas empresas con el fin de sustraerles el “zakat”, es decir una parte de sus ingresos.

Pero los acontecimientos de este 2 de octubre recuerdan sobre todo un crimen cometido hace apenas mes y medio, cuando nueve trabajadores perdieron la vida por una razón idéntica : haberse negado a pagar a los militantes islamistas una suma que éstos intentaban sustraerles.

La CSI se une a los sindicatos somalíes para condenar estas prácticas absolutamente inaceptables que restringen, cada día un poco más, los derechos y libertades de los trabajadores del país.