Bahrein: Misión urgente de la CSI advierte del deslizamiento hacia una dictadura

El Secretario General Adjunto de la CSI Jaap Wienen, en la visita urgente que realizó este fin de semana a la capital de Bahrein, Manama, ha prometido un paquete exhaustivo de medidas internacionales en apoyo a los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras de Bahrein, al tiempo que el movimiento sindical del Golfo es objeto de un ataque general por parte del Gobierno.

“Bahrein se está deslizando rápidamente hacia una dictadura absoluta, y las autoridades parecen decididas a generar y acentuar las divisiones sectarias. Los sindicatos bahreiníes han estado en primera línea del movimiento para el diálogo, la paz y la reconciliación, y sin embargo el Gobierno ha decidido con toda claridad intentar destruirlos. El movimiento sindical internacional no va a quedarse de brazos cruzados y permitir que esto suceda. Si el Gobierno no cambia de dirección, las consecuencias diplomáticas y económicas globales serán considerables”, dijo Wienen.

Unos 2.000 trabajadores de 30 empresas, en su mayoría gubernamentales, han sido despedidos por unirse a las acciones de los sindicatos en apoyo al diálogo y al fin de la violencia, entre ellos seis miembros de la Ejecutiva de la General Federation of Bahraini Trade Unions (GFBTU), afiliada a la CSI, y 22 líderes sindicales locales. La CSI ha sido informada que empleados del principal organismo de empleadores, la Cámara de Comercio, también han sido despedidos.

La campaña de intimidación llevada a cabo por grupos financiados por el Gobierno se ha intensificado en los últimos días con la aparición de una serie de carteleras en las que se han colocado los nombres y fotografías de líderes de la oposición, exigiéndose “no clemencia y ejecución”. Los periodistas están siendo despedidos y son objeto de persecuciones y arrestos, y continúan apareciendo informes sobre la extrema violencia que están utilizando las autoridades contra las personas que se encuentran en detención, como son las muertes de cuatro detenidos.

Al tiempo que organizaciones miembros de la CSI por todo el mundo preparan acciones de solidaridad con la GFBTU y sus sindicatos miembros en diferentes sectores, la CSI ya está planeando medidas de alto nivel en la Organización Internacional del Trabajo.

“Bahrein ha ratificado el Convenio 111 que prohíbe la discriminación en el empleo. Las autoridades están apuntando y discriminando claramente a los trabajadores a causa de su implicación en actividades sindicales. También se requiere que Bahrein, como estado miembro de la OIT, respete la libertad sindical, pero desgraciadamente al Gobierno parece dispuesto a violar estas obligaciones legales internacionales. De modo que vamos a luchar por este caso con carácter de urgencia a nivel de la OIT así como con respecto a las relaciones gubernamentales y comerciales de Bahrein”, agregó Wienen.

Como primera medida, la CSI solicita el establecimiento de una Comisión de Investigación de la OIT sobre las violaciones de Bahrein al Convenio 111. Esta Comisión, que será convocada conforme al Artículo 26 de la Constitución de la OIT, es uno de los instrumentos más potentes dentro del sistema de la ONU, y el llamamiento de la CSI refleja el nivel extremo de preocupación con relación a las acciones del Gobierno.

“Estamos viendo como los Gobiernos de todo el mundo dirigen ahora su atención al empeoramiento de la situación en Bahrein. El movimiento sindical permanece abierto a un diálogo serio para calmar las tensiones y abordar los problemas subyacentes en la economía y la sociedad. El Gobierno tiene que abandonar la vía de la violencia, las amenazas y la confrontación contra los líderes de la GFBTU, entre otros, antes de que sea demasiado tarde”, expresó Wienen.