APRFSD 2019: graves déficiencias en el área del trabajo decente socavan la eficacidad Asia-Pacífico en alcanzar los ODS

Una delegación de la Confederación Sindical Internacional - Asia Pacífico (CSI AP) participó en el Foro Regional de Asia y el Pacífico sobre Desarrollo Sostenible (APRFSD por sus siglas en inglés) del 27 al 29 de marzo de 2019 en Bangkok, Tailandia. El evento fue una ocasión única para que los sindicatos se sentaran alrededor de la mesa con los gobiernos y otras partes interesadas de la región y presentaran las opiniones del movimiento laboral sobre el progreso de Asia-Pacífico en relación al cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030.

Una delegación de la CSI-AP participó en la edición de este año de la APRFSD. La delegación incluyó a seis personas provenientes de INTUC India, KSBSI Indonesia, FTUC Fiji, FFW Philippines y los secretariados de la CSI AP y la CSI. La delegación presentó los principales hallazgos y las demandas clave de los sindicatos resultantes de su evaluación de cómo los gobiernos de la región están abordando su compromiso de cumplir con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y de qué han logrado hasta ahora.
 

Posición sindical sobre el desarrollo

En su declaración (en inglés), la delegación describe una grave realidad que enfrenta el movimiento obrero en Asia y el Pacífico. Debido a una voluntad política casi inexistente para incluir la participación sindical en las discusiones sobre los planes nacionales para alcanzar la Agenda 2030, la mayoría de los gobiernos de la región no han integrado el trabajo decente en estos planes. Esta situación contribuye a empeorar la tendencia actual de reducción del espacio de diálogo y acción para los sindicatos y los trabajadores de Asia y el Pacífico.

La delegación también alerta que la situación de la región no mejorará si los gobiernos no ratifican e implementan las normas laborales fundamentales reconocidas internacionalmente y si no institucionalizan y operacionalizan el diálogo social a todos los niveles para asegurar la implementación exitosa de los ODS.


Reconocemos que es imperativo que los gobiernos, dentro del diálogo social, diseñen e implementen la Garantía Universal de Trabajo, tal como lo recomienda la OIT. Ello incluye los derechos fundamentales de los trabajadores, un salario digno adecuado, límites de horas de trabajo y lugares de trabajo seguros y saludables.

- Francis Kim Upgi, ITUC-AP


La delegación hizo una evaluación exhaustiva de los avances logrados, o la falta de ellos, hacia alcanzar los ODS 8 (trabajo decente y crecimiento sostenible), 13 (acción climática), 10 (reducción de las desigualdades), 5 (igualdad de género), 4 (educación) así como 16 y 17 (paz, justicia e instituciones sólidas, y asociaciones para los objetivos, respectivamente).

En cuanto a los ODS 16 y 17, la delegación denunció la continua represión que sufren los sindicatos en la región y la falta de voluntad por parte de los gobiernos para promover el diálogo social como una institución que garantice una gobernanza democrática basada en la sostenibilidad, la inclusión, la responsabilidad y la transparencia.

La referencia al ODS 4 se vincula con los objetivos 8, 10 y 1. Se refiere a la educación como un derecho humano básico, así como un bien público, que puede fomentar actitudes y habilidades para alcanzar a un crecimiento sostenible e inclusivo. Para los sindicatos, es fundamental incluir la educación de los trabajadores en esta sección. Especialmente en lo que respecta a la educación sobre los derechos laborales y la educación como herramienta para seguir creciendo profesionalmente.

El papel de los sindicatos y la importancia de la negociación colectiva como un medio para corregir la desigualdad se encuentran en el corazón del capítulo de la declaración dedicada al Objetivo 10 y sus conexiones con los Objetivos 8 y 5.

Con respecto a la acción climática (ODS 13), la delegación se centra en la importancia de invertir en una Transición Justa de la fuerza laboral con la creación de empleos decentes y verdes como parte central del cambio necesario hacia una economía sin emisiones.

 

ODS 8 - Déficits de trabajo decente en Asia y el Pacífico

Con respecto al ODS 8, la delegación centró su mensaje en un llamado a los gobiernos regionales para que pusieran fin a la manera excluyente en la que conducen sus políticas en la región. Esta situación está alimentando el significativamente bajo resultado que la región tiene a la hora de analizar sus avances hacia completar el ODS 8.

La delegación denunció los “déficits de trabajo decente persistentemente altos” que sufren los trabajadores de la región. El hecho de que la densidad sindical en Asia y el Pacífico es una de las más bajas del mundo refleja esta situación. Los delegados también destacaron la situación inaceptable de la continua violación de los derechos humanos y fundamentales de los trabajadores, así como el hecho de que los gobiernos regionales no establezcan en la ley ni en la práctica el derecho de los sindicatos a participar en negociaciones colectivas y huelgas.


Casi el 70 por ciento de los trabajadores está en la economía informal, el trabajo no puede liberar a 400 millones de trabajadores de la pobreza, la mitad de todos Los trabajadores en la región sufren de horas de trabajo excesivas, más de 1 millón de trabajadores mueren cada año por accidentes de trabajo o enfermedades relacionadas con el trabajo.

-  Julius Cainglet


Para abordar esta situación, la delegación instó a los gobiernos nacionales a implementar, dentro del diálogo social, una Garantía Universal de Trabajo que incluya los derechos fundamentales de los trabajadores, salarios dignos adecuados, limitación de las horas de trabajo, lugares de trabajo seguros y saludables, y que garantice un mejor futuro del trabajo ”.

 
En su informe final, UNESCAP incluyó la mayoría de las preocupaciones que la delegación planteó durante el APRFSD.

 

Colaborando con la sociedad civil

La CSI-AP colaboró con las más de 100 organizaciones de la sociedad civil (OSC) y activistas que participaron en el APRFSD. Este esfuerzo se canalizó a través de la plataforma del Mecanismo de OSC Regional de Asia y el Pacífico (AP-RCEM) y cristalizó en un comunicado de prensa conjunto (en inglés), en el cual sindicatos y OSC piden justicia para el desarrollo en Asia y el Pacífico.

En el comunicado, la plataforma denuncia unas series de problemas sistémicos que sufren los trabajadores en particular y la población de la región en general como, por ejemplo, la promoción de modelos de desarrollo neoliberales insostenibles que permiten a las corporaciones capturar y saquear a las personas de la región de su recursos naturales a costa de continuas violaciones de sus derechos.

"El tema de este año trata sobre el empoderamiento de las personas. Esto se basa en gran medida en el reconocimiento de la libertad de asociación ... Es inaceptable que las huelgas de trabajadores se dispersen violentamente y que los líderes sindicales sean encarcelados con falsos cargos o asesinados. Nuestras voces han de ser escuchadas en un entorno el que seamos tratados de igual a igual por un estado que no cede ante el poder corporativo," Julius Cainglet (Vicepresidente de la FFW y delegado de la CSI-AP) en el comunicado de prensa.

Además, y en línea con las demandas de los sindicatos, la declaración del AP-RCEM identifica la falta de espacio institucional para la participación de la sociedad civil en la elaboración e implementación de los planes nacionales para lograr los ODS como un obstáculo central para el verdadero empoderamiento de las personas en Asia y el Pacífico.


 

Sobre el APRFSD

El APRFSD está organizado por la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (CESPAP). El foro forma parte de una serie de foros regionales que tienen lugar en todo el mundo. Los resultados de estos foros regionales se incorporarán a las discusiones y negociaciones que se llevarán a cabo en el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (FPAN) en julio y septiembre de 2019.

Durante el proceso que lleva al FPAN, los sindicatos elaboran informes paralelos sobre el progreso de sus gobiernos en lograr los ODS y su nivel de inclusión de los sindicatos en ese proceso. La CSI compila estos informes en un informe global titulado “La posición sindical sobre los ODS” , que se presenta en el FPAN.