A punto de cumplirse el plazo para que las marcas de ropa firmen el acuerdo de Bangladesh

Con el 15 de mayo como plazo último para que las marcas de ropa suscriban un acuerdo crucial sobre incendios y seguridad en las fábricas de Bangladesh, la CSI hace un llamamiento a las empresas que todavía no hayan firmado dicho acuerdo para que lo hagan sin más demora.

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, señaló: “Una gran cantidad de grandes marcas mundiales de prendas de vestir han aceptado formar parte de este acuerdo, pero todavía faltan algunas. Si realmente se preocupan por la vida y el sustento de los trabajadores y las trabajadoras de sus cadenas de suministro, deben comprometerse con este precursor acuerdo en lugar de esconderse detrás de la fachada del simulacro de ‘auditoría social’ controlado por las empresas”.

Las Federaciones Sindicales Internacionales IndustriALL y UNI cuentan ya con el compromiso de H&M, Inditex, C&A, Primark/Penny, Tesco, PVH, Tchibo, Benetton, El Corte Inglés, Mango, Marks & Spencer, Next, Stockmann, N Brown Group y G-Star de suscribir el acuerdo, que también cuenta con el apoyo de varias ONG que defienden los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. Más de 1.000 fábricas proveedoras de Bangladesh ya se encuentran ahora cubiertas por el acuerdo, y se está haciendo un último intento por convencer a otras multinacionales del sector a unirse al esfuerzo común.

La CSI exige también que Bangladesh introduzca una reforma de su legislación laboral para que las trabajadoras y los trabajadores puedan ejercer plenamente su derecho a formar o a afiliarse a un sindicato. Durante años, el Gobierno simplemente se ha negado a registrar nuevos sindicatos en el sector de la confección, una práctica que ha rectificado recientemente gracias a la intensa presión internacional.

Sin embargo, las reformas recientemente aprobadas por el gabinete de Bangladesh, que serán votadas por el parlamento, son solamente un primer paso que ha tardado demasiado en darse, y aún quedan por abordarse varias prioridades puestas de relieve por el movimiento sindical y las críticas formuladas por la OIT.

La CSI insiste en que el Gobierno aproveche ahora esta oportunidad que se le presenta para armonizar plenamente su legislación laboral con las normas internacionales establecidas por la Organización Internacional del Trabajo de la ONU

“Las trabajadoras y los trabajadores necesitan un salario digno en lugar de los irrisorios 38 dólares por mes que ganan ahora, y es preciso transformar una industria que se caracteriza por contar con condiciones de trabajo peligrosas y prácticas de empleo explotadoras”, afirmó Sharan Burrow.

Véase también:

IndustriALL

UNI Global Union

OIT