Intervención de Union to Union en la reunión paralela sobre el ODS 1 y la desigualdad del FPAN 2017

Ruben Wågman, de Union to Union (Suecia), formó parte de la delegación sindical que asistió al Foro Político de Alto Nivel 2017. Intervino en una reunión paralela titulada ‘ODS 1 y desigualdad’. El texto de la intervención está disponible abajo :

Estimados colegas y amigos : Gracias por la oportunidad de hablar sobre este tema hoy aquí.

Union to Union es una organización solidaria para los sindicatos que está integrada por las confederaciones sindicales de Suecia, las cuales, a su vez, están afiliadas a la Confederación Sindical Internacional (CSI).

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible han ido acompañados desde el principio de su negociación por el lema y la ambición de “no dejar a nadie atrás”. Para los trabajadores y el movimiento sindical esto significa reconocer y adoptar medidas con respecto a las desigualdades cada vez mayores a las que se enfrentan las personas, dentro y entre los países.
Las pruebas de que la desigualdad está aumentando en todas las partes del mundo son abrumadoras. La Agenda 2030 ha reconocido que el desarrollo sostenible solo se puede conseguir mediante la creación de empleo productivo y trabajo decente para todos consagrándolo en las metas contenidas en el ODS 8. Los cuatro pilares del trabajo decente - creación de empleo, protección social, derechos en el trabajo y diálogo social – son fundamentales para garantizar que “no se deja a nadie atrás”. A la luz de las tendencias mundiales, la importancia del diálogo social y la negociación colectiva no se puede subestimar en la labor para combatir la desigualdad. Es necesario invertir las tendencias actuales mediante la promoción del diálogo social y el apoyo al mismo y el papel de los interlocutores sociales.

Las normas internacionales del trabajo son los cimientos de la justicia social y la globalización justa. A pesar de la ratificación generalizada de los convenios de la OIT, continúan existiendo obstáculos para la aplicación efectiva del Convenio núm. 98 de la OIT sobre el derecho de sindicación y la negociación colectiva. Como pilares del diálogo social, la libertad sindical y la negociación colectiva constituyen piedras angulares para reducir la desigualdad. Se puede lograr mejorando las condiciones de trabajo y garantizando relaciones laborales justas e innovación, así como valorizando el establecimiento de instituciones democráticas más en general. Está claro que el diálogo social tiene un papel clave que desempeñar en la gestión del cambio social.

Invertir la tendencia del aumento de la desigualdad es una preocupación tan importante como poner fin a la pobreza absoluta. Existen métodos demostrados para combatir la desigualdad que solo requieren voluntad política para ponerlos en marcha, incluida la lucha por la justicia fiscal y en contra de los paraísos fiscales. Asimismo, es necesario señalar la dimensión de género de la desigualdad. El trabajo realizado por hombres o mujeres debe ser valorado y recompensado adecuadamente y se le deber otorgar la misma importancia. Esto requiere políticas y leyes para proteger a los trabajadores de la economía formal y reconocer a los trabajadores de la economía informal para integrarlos en el sector formal, garantizar que existen normas fundamentales del trabajo, sobre los salarios mínimos y contra la discriminación y velar por el acceso seguro, efectivo y universal a la protección social, así como reconocer el trabajo de cuidados no remunerado realizado por muchas mujeres. La Agenda 2030 ha ofrecido esperanzas de que es posible tener una sociedad más equitativa gracias al logro del trabajo decente para todos. Las instituciones del mercado de trabajo, como el diálogo social, la negociación colectiva y los sindicatos, crean sociedades más igualitarias y apoyan un desarrollo verdaderamente sostenible e incluyente.

Gracias

Más información sobre la participación de los sindicatos en el FPAN 2017 disponible aquí.