Intervención sindical en el examen del ODS 5 (igualdad de género) en sesión plenaria

Hablando en nombre del Grupo principal de trabajadores y sindicatos en el Foro Político de Alto Nivel 2017 de las Naciones Unidas, Moradeke Abiodun-Badru, de la Asociación nacional nigeriana de personal de enfermería y partería, destacó la importancia de resolver problemas en el mundo del trabajo para lograr la igualdad de género. El texto completo del discurso de la Sra. Abiodun-Badru está disponible abajo.

La intervención de la Sra. Abiodun-Badru comienza en el minuto 4:01:50 (en inglés)

La Internacional de Servicios Públicos hace un llamamiento para una verdadera transformación del mundo del trabajo y las relaciones de género, igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor y el reconocimiento del trabajo de la mujer. Necesitamos que favorezcan a las mujeres y los trabajadores y los sindicatos tienen un papel clave que desempeñar en este proceso.

La lucha contra las desigualdades de género en el mercado de trabajo exige políticas y leyes para proteger a todos los trabajadores, tanto en la economía informal como formal, y garantizar el cumplimiento de la legislación en materia de discriminación y salarios vitales mínimos, en lugar de la impunidad, y las normas fundamentales del trabajo. Además, se deber elaborar políticas que incorporen una dimensión de género y tomen en consideración las limitaciones y la discriminación a la que se enfrentan las mujeres y el trabajo no remunerado realizado por mujeres.

Necesitamos políticas específicas para reducir la brecha salarial, lo cual podría llevar décadas. Los sindicatos pueden marcar una diferencia importante a través de la negociación colectiva y abordar la disparidad salarial y el valor del trabajo realizado por las mujeres. Mediante la prestación de servicios públicos de calidad y el acceso universal a la salud, la educación y el agua, las sociedades pueden ser más incluyentes, abordar el trabajo de cuidados no remunerado y hacer una división real del trabajo. Al mismo tiempo, se pueden crear más y mejores puestos de trabajo para mujeres, pero al mismo tiempo la segregación salarial se debería abordar.
A través de la integración de las mujeres tanto en los efectivos sindicales como las estructuras de liderazgo, los sindicatos han abierto el camino para alcanzar la autonomía política y económica de las mujeres. Las mujeres y los hombres tienen la responsabilidad conjunta de garantizar el empoderamiento de la mujer, ya que el empoderamiento de la mujer implica el empoderamiento de la sociedad.

Información adicional :