Primer Plano de Abdelaziz Mountassir (SNE-Marruecos)

“Cómo motivar a los docentes a luchar contra el trabajo infantil”

Conseguir que los niños permanezcan en la escuela es la mejor forma de prevenir la explotación laboral. En esta víspera del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Abdelaziz Mountassir, Vicepresidente del Syndicat national des enseignants (SNE) de Marruecos, explica cómo un proyecto llevado a cabo en la región de Fez ha permitido disminuir el índice de abandono escolar, beneficiando al mismo tiempo al sindicato.

¿Por qué comenzó el SNE a implicarse en la lucha contra el trabajo infantil?

Cada año, en Marruecos, 400.000 niños abandonan la escuela, de los cuales casi 250.000 están en primaria, lo que supone 250.000 familias ignorantes, analfabetas en el futuro. Esto es una desventaja para el desarrollo tanto económico como democrático del país. Nosotros ideamos acciones para abordar este problema en el marco de la cooperación entre el SNE y el sindicato de docentes holandés AOB. Normalmente defendemos los intereses de los docentes, pero en esta ocasión reflexionamos sobre la forma de motivar a los docentes a implicarse en la lucha contra el trabajo infantil.

Organizamos debates con nuestros activistas de la región de Fez para definir el rol que puede jugar la escuela en la lucha contra el trabajo infantil. Nuestro proyecto se ha comprometido con la prevención del abandono escolar: defender el derecho de los niños a la educación, incitar a los niños a que permanezcan en la escuela, porque un niño que no va a la escuela es un niño expuesto a trabajar a temprana edad. Decidimos entonces desarrollar un proyecto en cinco escuelas situadas en los barrios más pobres de Fez, donde se encuentran los talleres de artesanía y forjas donde trabajan niños.

¿Qué acciones desarrollaron?

Empezamos en 2004 con programas de formación para los docentes: capacitaciones sobre los derechos del niño, los peligros del trabajo infantil, técnicas de atención para niños y adultos, de seguimiento, sobre pedagogía de apoyo escolar,... También hemos llevado a cabo talleres para los padres de alumnos a fin de informarles sobre el derecho de sus hijos a la educación, sobre las consecuencias del trabajo infantil para su salud, su futuro, etc. También había actividades para los dirigentes sindicales a fin de reforzar su capacidad para organizar, planear actividades, asegurar el seguimiento, negociar con los directores de escuelas, la administración, etc.

También llevamos a cabo actividades para sensibilizar a la opinión pública y hacer presión sobre los responsables políticos. Éstas se concretizaron por medio de puestos que montamos en las calles de Fez, donde hablamos sobre el trabajo infantil; y mediante otros puestos montados durante eventos como las ferias de educación y los foros para jóvenes profesores. Presentamos fotos de todas nuestras actividades, pinturas que han hecho los niños, videos realizados durante diversas manifestaciones. Hasta la fecha, lamentablemente no hemos podido conseguir salir por la tele.

¿Qué acciones llevan a cabo directamente con los niños?

Algunas operaciones se realizan con los niños en las mismas escuelas: actividades de expresión corporal, de pintura, teatro, música, etc. Esto trasmite a los niños una imagen diferente del establecimiento escolar. Dos ONG nos están ayudando en estas actividades, así como en la organización de campamentos de verano. Los dos últimos años hemos llevado a cerca de 120 estudiantes de cinco escuelas, durante dos semanas, a campamentos de verano. Eran los niños más pobres, queríamos evitar que se pasaran todas las vacaciones en las calles. El objetivo era también reforzar su apego a la escuela y a nuestro programa.

Al mismo tiempo, hemos involucrado a los alumnos en pequeñas actividades de investigación, mediante la organización, por ejemplo, de excursiones para grupos de 15-20 niños que visitan una tienda donde trabajan niños. Así pueden ver con sus propios ojos a los niños trabajando, las condiciones de trabajo... y después exponen estas mini-investigaciones en su clase.

Otro elemento importante del proyecto es proporcionar gafas para los estudiantes con discapacidad visual, para que no pierdan la motivación en clase. Tenemos un acuerdo con el Ministerio de Sanidad: nosotros llevamos un grupo de niños al hospital público, lo cual es prioritario para controlar la agudeza visual, y después vamos a un óptico, el cual nos hace precio de amigo puesto que entiende que no tenemos ningún fin comercial.

También hemos puesto en pie bibliotecas en las cinco escuelas del proyecto. Y hemos desarrollado cursos de apoyo escolar para los niños que tienen calificaciones relativamente bajas, puesto que los malos resultados es uno de los motivos por los que los padres deciden retirar a sus hijos de la escuela: como los propios padres son ignorantes, se preguntan de qué sirve invertir en la educación; consideran que es mejor que el niño o la niña aprenda un oficio.

¿Colaboran ustedes con las autoridades en el marco de este proyecto?

Desde 2004, el Ministro de Educación nos ha enviado una carta de acuerdo de principio sobre una cooperación con nosotros en el marco de este proyecto, la cual ha permitido firmar una asociación con las autoridades educativas locales de Fez. En 2009, conseguimos desarrollar una asociación entre el SNE y el Ministerio de Educación para animar a otras direcciones regionales de la enseñanza a colaborar en la lucha contra el trabajo infantil y el abandono escolar.

Un buen entendimiento con las autoridades nacionales y locales de la enseñanza es esencial para el éxito de este proyecto. Nos ayuda a convencer a los directores de escuela para que nos dejen desarrollar nuestras actividades, para participar, para reservar un local para la creación de bibliotecas, para permitir que los docentes asistan a talleres de formación, etc.

¿Qué pueden hacer los docentes cuando un alumno deja de acudir a la escuela?

Lo que se le reprocha a la escuela es que no haga un seguimiento de los niños que abandonan sus estudios. El docente da parte de la ausencia, pero no pregunta por qué el niño no ha venido a la escuela. Uno de los logros del proyecto es haber sensibilizado a los docentes a hacer este seguimiento, porque cuando un niño se ausenta de vez en cuando, se corre el riesgo de que un día u otro abandone completamente la escuela. El maestro debe actuar, por ejemplo a través de los amigos y vecinos del niño, pidiéndoles que lo contacten y que le digan que venga a verle. A veces el Comité creado por el proyecto en una escuela contacta directamente a los padres de los alumnos. También recurrimos a las asociaciones de padres de alumnos, que son las más indicadas para convencer a los padres de que sigan para educando a sus hijos en el colegio.

¿Las autoridades marroquíes no intervienen cuando un niño deja de acudir a la escuela?

La Constitución garantiza el derecho de los niños a la educación, pero las leyes que deben poner en práctica este derecho son muy endebles. El Gobierno jamás ha castigado a un padre por no haber llevado a su hijo a la escuela. El Gobierno se sorprende de que haya más de 600.000 niños que trabajan en la economía informal, la agricultura, etc., pero sabe perfectamente que en Marruecos hay 1,4 millones de niños no van a la escuela. .. De una población de 30 millones de personas, ¡es grave! No hay política, no hay voluntad de sancionar, ni siquiera a los empleadores de los niños.

Usted ha hablado de cambiar el enfoque pedagógico para estar más atentos a los alumnos. ¿Es eso posible cuando un maestro lleva 25 años actuando de la misma manera?

En algunos talleres de reflexión, a veces se ha mencionado que una parte del fracaso escolar se debe a la agresión física o moral contra los niños, por ejemplo, cuando se les golpea con un palo. Hay chicos que odian la escuela por los golpes. Deberíamos cuestionarnos estas agresiones de los profesores, cambiar los métodos de enseñanza en los establecimientos escolares. Todavía no hemos avanzado mucho para alcanzar este objetivo, pero con la experiencia que hemos adquirido, podemos conseguirlo. Al hablar con los docentes sobre los derechos del niño, su actitud cambia un poco. Al principio, cuando les preguntamos a los maestros qué son los derechos del niño, no saben nada porque nunca han aprendido nada al respecto. Pero todo esto tiene una influencia en la conducta del docente. Conozco a una maestra que “tiró” su palo, que se comporta de forma diferente con los alumnos más difíciles después de haber participado en nuestras sesiones para aprender a escuchar, por ejemplo, a un niño tímido. Algunos maestros han cambiado en consecuencia, pero no todos.

¿Todos los miembros del SNE estaban entusiasmados con este proyecto desde el principio?

Hubo que organizar talleres de sensibilización para explicar que hacer este trabajo era en interés del sindicato y de la educación en general, de lo contrario nunca lo habríamos logrado. Encontramos activistas entusiastas desde el principio, pero otros dijeron que no era su problema, que tenían problemas financieros, administrativos, que había que luchar para mejorar esta situación antes de embarcarse en otras batallas. Empezamos con tres profesores voluntarios por cada escuela que cubre el proyecto, pero el número ha crecido de forma constante en todas las escuelas: los maestros ven que la dirección se involucra, que otros profesores se implican, y que se obtienen resultados. En la escuela de Al Quods, por ejemplo, el número de abandonos en el ciclo de enseñanza primaria pasó de 18 en 2003 a 6 en 2009. En la escuela 18 de noviembre, el número ha disminuido gradualmente de 160 en 2004 a 24 en 2007. Las escuelas que participan en el proyecto también han constatado un aumento en el número de inscripciones.

¿Qué beneficios ofrece este proyecto al SNE?

En primer lugar, hemos aprendido cómo dirigir un proyecto a nivel de los organismos sindicales. Hemos empezado a utilizar estas técnicas de gestión de proyectos en nuestra propia gestión sindical: estableciendo estructuras, entendiendo el papel de un coordinador, la importancia de la comunicación, de la sensibilización, de la formación, con respecto a la realización de objetivos. Todo esto es muy importante para un sindicato.

El sindicato también ha ganado nuevos miembros, ya que en las escuelas seleccionadas la mayoría de los maestros se han hecho miembros del SNE. Antes había profesores que no estaban sindicalizados, otros que estaban en algún otro sindicato. Y se afiliaron al SNE porque están convencidos de que nuestro trabajo tiene un valor humano y sindical nuevo.

El éxito del proyecto en Fez ha convencido al sindicato holandés FNV para ayudarnos a desarrollarlo en otras cuatro regiones: Meknes, Marrakech, El Jadida, Larache. Vamos a ser capaces de movilizar a más de 250 miembros en las cinco regiones. Esto refuerza el activismo de nuestros miembros.

También hemos mejorado nuestra imagen: nuestra acción contra el trabajo infantil se cita como ejemplo a nivel internacional y a nivel nacional. Somos el único sindicato que toca a la puerta del Gobierno para hablar de trabajo infantil. Creo que esta mejora del prestigio de nuestro sindicato aportará muchos beneficios en el futuro si nuestra labor continúa en la misma dirección.

¿El proyecto tiene un impacto en la sociedad en general, en los trabajadores adultos?

Aún es demasiado pronto. Nuestras actividades comenzaron tan sólo en 2004, todavía no hemos tenido tiempo para evaluar el impacto que hayan podido tener en el trabajo de los adultos. Sin embargo, si seguimos así, si somos capaces de educar a otros elementos de la sociedad (parlamentarios, funcionarios electos, inspectores del trabajo, etc.) y a reunirlos en la esfera de la lucha contra el trabajo infantil, eso tendrá también una influencia positiva para los adultos. Entenderán que están desempleados porque hay niños, privados de educación, que están ocupando su puesto de trabajo. Lleva tiempo, pero tenemos que hacer hincapié en esta comparación entre el trabajo infantil y el de los adultos.

Entrevista realizada por Samuel Grumiau



Leer también:

-  Visión Sindical n°18 de mayo de 2010, Trabajo infantil: ¡Basta ya!, consultar concretamente el reportaje sobre el proyecto del SNE en la página 7.

-  Entrevista a Stavri Liko, Secretario Federal de la FSASH (Fédération syndicale de l’enseignement et de la science d’Albanie), sobre un proyecto de lucha contra el trabajo infantil que llevan a cabo los sindicatos de docentes albanos.

-  Un informe reciente de la FNV sobre los vínculos entre el trabajo infantil y el trabajo decente, donde se analiza concretamente la acción del SNE.

For more information, please contact the ITUC Press Department on: +32 2 224 0204 or +32 476 621 018.