La CSI solicita a las marcas textiles que se sumen a la Promesa de Transparencia

La CSI ha solicitado a una serie de empresas textiles que firmen una nueva Promesa de Transparencia en las cadenas de suministro, hecha pública hoy por una coalición de organizaciones sindicales y ONG.

Foto: Muzamir Azad

De las 72 empresas contactadas por la coalición, se espera que 17 hayan implementado plenamente la promesa para finales de 2017, lo que significa que habrán publicado información que permitirá a los consumidores, trabajadores, grupos de defensa y otros actores saber dónde se han fabricado los productos de dichas empresas. En un informe preparado por la coalición se establecen los detalles de la promesa y se incluye información sobre la medida en que cada una de las 72 empresas ha respondido al llamamiento para adherirse a la misma.

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, ha expresado: “Con una mano de obra oculta del 94% en las cadenas de suministro mundiales, la transparencia es un paso crucial en pos de la diligencia debida en materia de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras en todos y cada uno de los aspectos de las operaciones de las empresas. Tras la tragedia de Rana Plaza y otras catástrofes laborales que se han producido estos últimos años, se ha empezado a identificar a la industria textil mundial con la explotación y el abuso de los trabajadores. Hacemos un llamamiento a todas las empresas del sector para que se unan a esta promesa, como medida para garantizar un trabajo seguro, unos salarios dignos y unas condiciones de trabajo decentes en el conjunto de sus operaciones”.

La Promesa de Transparencia establece un nivel mínimo de transparencia en las cadenas de suministro mediante la publicación, por parte de las empresas, de información importante acerca de las fábricas proveedoras y los subcontratistas autorizados. Esto es de especial importancia en países productores de prendas de vestir como Bangladesh y Camboya, donde los gobiernos siguen reprimiendo los derechos de los trabajadores y mantienen los salarios mínimos bajos a petición de los poderosos propietarios de las fábricas.

“Si bien la transparencia es la base para la rendición de cuentas, las empresas tienen que hacer más todavía. La diligencia debida requiere identificar los riesgos que conlleva la violación de los derechos humanos. Más importante aún, las empresas tienen que garantizar que los derechos de los trabajadores y las trabajadoras a la libertad sindical y a la negociación colectiva se respeten a lo largo de sus cadenas de suministro, y tienen que establecer acuerdos con las Federaciones Sindicales Internacionales para garantizar que las prácticas locales se ajusten a los compromisos que han asumido”, concluye Burrow.

La coalición está formada por la Campaña Ropa Limpia, Human Rights Watch, IndustriALL Global Union, la International Corporate Accountability Roundtable, el International Labor Rights Forum, la Confederación Sindical Internacional, la Red de Solidaridad de la Maquila, UNI Global Union y el Worker Rights Consortium.

Para más información, consultar: https://www.hrw.org/node/302113/

https://www.hrw.org/news/2017/04/20/more-brands-should-reveal-where-their-clothes-are-made

For more information, please contact the ITUC Press Department on +32 2 224 03 52 or mailto:press@ituc-csi.org