La CSI se solidariza con los presos palestinos

Declaración de solidaridad

La Confederación Sindical Internacional, que representa a 181 millones de trabajadores y trabajadoras agrupados en centrales sindicales nacionales de 163 países y territorios, manifiesta su solidaridad con los presos palestinos que se han declarado en huelga de hambre indefinida para protestar por las violaciones de sus derechos humanos en las cárceles israelíes.

Apoyamos asimismo la “huelga general por la libertad y la dignidad”, convocada en solidaridad con los presos en huelga de hambre y reclamando una amplia solidaridad internacional.

Por undécimo día consecutivo, más de 1.600 presos palestinos detenidos en las cárceles de Israel participan en una huelga de hambre indefinida para protestar por diversos agravios, incluyendo negligencia médica, detención administrativa y limitación de las visitas de familiares. Estamos profundamente preocupados por sus condiciones e instamos a las autoridades israelíes a asegurarse de que los presos palestinos sean tratados de acuerdo con las normas prescritas por el derecho internacional humanitario.

Sumamos nuestra voz a las reivindicaciones de los detenidos palestinos en huelga de hambre, reclamando que se levanten las restricciones de las visitas de familiares, una mejora general de las condiciones de detención y acceso a atención médica, incluyendo un relajamiento de las restricciones sobre acceso a material educativo y comida, así como la instalación de teléfonos para que puedan comunicarse con sus familias. Recordamos asimismo que, según el derecho internacional humanitario, los detenidos de territorios ocupados deben permanecer detenidos dentro del territorio ocupado y no en el territorio de la Potencia ocupante, tal como establece el Cuarto Convenio de Ginebra.

En este contexto, reafirmamos la posición de la CSI manifestada en la Declaración del Congreso de la CSI de 2014, que denuncia la ocupación de Palestina por parte de Israel, comprometiéndose a la movilización para alcanzar una paz sostenible y justa entre Israel y Palestina, en conformidad con la legitimidad del derecho internacional. Pedimos asimismo que se ponga fin a la construcción de asentamientos israelíes ilegales y la supresión de los existentes; la retirada de Israel de todos los territorios palestinos, respetando las fronteras del 4 de junio de 1967; y el desmantelamiento del muro de separación ilegal.

Exhortamos a todo el movimiento sindical a apoyar la huelga por la libertad y la dignidad.